Arianna

Soy uno más uno, pero soy igual a tres.

Se trata de una película italiana escrita y dirigida por Carlo Lavagna e interpretada en su papel protagonista por Ondina Quadri que cuenta las vicisitudes de una persona que nacida intersexual (en una de sus múltiples variantes), fue emasculada a muy corta edad, cuando ni podía elegir, ni enterarse de lo que le hacía la comunidad médica con la colaboración necesaria de sus padres.

Curiosamente, a pesar de que Ondina Quadri ganara el premio a la mejor actriz en los Globos de Oro italianos y que el director fuera nominado al  David di Donatello como mejor director revelación, me sorprende lo poco que se habló de ella en críticas y que solo 22 personas votaran en Filmaffinity aunque no la calificaran mal. Entiendo que esto se debe a la influencia que la hipócrita moral religiosa ejerce sobre este tipo de temas para que sigan considerándose tabú a pesar de la gravedad de los hechos en sí mismos.

La primera vez que escuché hablar de la emasculación practicada en la infancia siguiendo directrices médicas y con solo la autorización paterna fue en una entrevista a la que se sometió la bellísima actriz ítalo-argentina Antonella Costa sobre una situación dramática similar vivida por ella misma.

En estos momentos que el tema de la transexualidad está de actualidad en nuestro país creo que ver esta película y lo que fuere para conocer más sobre el seudohermafroditismo, la intersexualidad o lo transgénero es importante. Y Arianna, disponible en la plataforma NETFLIX, aun habiéndose llevado a cabo con pocos recursos, está bien hecha y creo que transmite adecuadamente y sin sobre exposición ni dramatismo excesivo el sufrimiento de una persona que descubre a los 19 años que su cuerpo fue sometido a cirugía emasculatoria en la infancia transformando de manera irreversible su cuerpo, con la agravante de haberlo tenido que descubrir por ella misma, habida cuenta de que sus padres hicieron todo lo posible por ocultarlo.

Gastón Pauls entrevista a grandes actores y actrices en el papel de personas involucradas en temas de interés general. Sin maquillaje, sin vestuario y sin ningún otro elemento más que su formación y capacidad interpretativa, en este caso a Antonella Costa

Cuenta con 6 puntos en Filmaffinity y una SINOPSIS que dice lo siguiente:
Arianna tiene 19 años, pero todavía no ha experimentado su primer ciclo menstrual. Escruta sus senos, que querría ver crecer como los de su prima, y toma las hormonas que le ha prescrito su ginecólogo de toda la vida, amigo de su padre, creyendo que no tiene más que una mera disfunción. Su madre se muestra evasiva cuando la niña le pregunta por su infancia, transcurrida justamente en aquella casa asomada al lago de Bolsena hasta cuando cumplió tres años, edad a la que Arianna, nacida hermafrodita, fue emasculada por decisión de sus padres, que pensaban que se habrían burlado de ella por esa “anomalía” bajo la ducha. Sin embargo, cuando empieza a tener sus primeras relaciones sexuales y descubre que no experimenta placer, se convence de que algo no funciona y, a escondidas, cambia de ginecólogo. La verdad no tardará en aflorar.

TRAILER OFICIAL

Mis experiencias sexuales con Dick

No puedes amar a no ser que estés dispuesto a destruirte a ti mismo.

También titulada «I Love Dick», nos referimos a una miniserie compuesta por 8 episodios de aproximadamente 30 minutos cada uno que podemos ver en Prime Video. El guion ha sido escrito por Sarah Gubbins y Joey Soloway que además ha dirigido la serie basándose en la novela homónima de la escritora norteamericana Chris Kraus de 1997, que fue catalogada inicialmente dentro del género de autoficción, llegando a ser aceptado así por parte de la crítica no sin cierta controversia, aunque recientemente su autora afirmara que «La autoficción no existe».

La acción tiene lugar en un centro de arte ubicado en Marfa una pequeña y singular ciudad del estado de Texas. Y los actores protagonistas son Kevin Bacon, Kathryn Hahn, Griffin Dunne, entre otros, que a mi juicio llevan a cavo un trabajo excelente.

Hay quien ha querido calificar como feminista tanto la novela como el proyecto de adaptación al medio audiovisual, pero yo estoy más de acuerdo con la opinión que Juan F. Plaza aborda en su blog sobre su carga sexista. Opino no obstante que queda bastante patente el hecho de estar escrito y dirigido desde un punto de vista femenino que no es lo mismo.

Una mujer a caballo de los cuarenta y su marido, ambos sumidos en una sequía sexual y cierto hartazgo intelectual como consecuencia de la frustración al no alcanzar sus propias expectativas, acuden a un seminario que dirige un escultor en la ciudad de Marfa y al que él ha sido becado para una ponencia. Al llegar, quizá porque se había hecho otra idea, se siente un tanto desanimada con lo que ve y porque además, por unas cuestiones de derechos la última película que realizó ha sido rechazada. En ese estado mental conoce a Dick, el anfitrión, un tipo que con atuendo de vaquero pasa ante ella abordo de un caballo. Lo ve como un artista singular que ha logrado el éxito que ella persigue también y piensa que se le niega por el hecho de ser mujer y pronto desata en ella una atracción devastadora, convirtiéndolo en musa (o habría que decir muso) de su inspiración para escribir unas misivas cargadas de erotismo y pasión.

Puede que la serie sea un tanto extraña si lo comparamos con lo que estamos acostumbrados, pero me ha gustado mucho y por lo tanto, la recomiendo encarecidamente.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 6,6 puntos y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

En Texas, un matrimonio en crisis formado por la directora de cine independiente Chris (Kathryn Hahn) y su marido Sylvere se obsesionan con un carismático profesor de nombre Dick (Bacon). A través de esa obsesión, Chris se embarca en un viaje de auto-descubrimiento. 

SoundTrack de la serie en Spotify:
TRAILER OFFICIAL

The Deuce

The Deuce era como se conocía en la jerga local de los años 60/70 al barrio oscuro, peligroso, plagado de cines X y prostitutas recorriendo la calle 42, locales de ocio y hoteles de mala muerte donde se fraguaban sucios negocios de la peor condición y ese es el escenario de esta extraordinaria serie disponible en HBO.

The Deuce (Las Crónicas de Times Square) ha sido creada por David Simon y George Pelecanos, creadores también de la otra serie de culto The Wire, con guion escrito por ellos mismos y Richard Price que se compone de 25 episodios de 60 minutos cada uno divididos en 3 temporadas. Cuando vi los dos primeros capítulos supe que me gustaría pero tampoco sospechaba que me fuera a impresionar tanto y tan favorablemente.

Con el trasfondo del sórdido mundo del puterío neoyorquino y el nacimiento de la industria de la pornografía como telón de fondo, desfila ante el espectador un extraordinario elenco de personajes a cuan más atractivos de entre los que pueblan la fauna humana neoyorquina de los años 60/70, prostitutas, proxenetas, camareros, mafiosos, policías corruptos y de los otros, gente al fin, víctimas de la historia que les tocó vivir; intentando hacer realidad el sueño americano que les saque de la miseria mientras otros intentan aprovecharse de ellos.

La segunda temporada termina atisbándose los cambios y comenzando la consolidación de la pornografía que permite la salida de algunas prostitutas de la calle. En tanto que el protagonista dice «Deuce es como una cucaracha, estaba aquí cuando llegamos y lo seguirá estando cuando ya no estemos».

La Tercera temporada arranca en 1984, dando un salto temporal importante, cuando el barrio se encuentra en plena gentrificación, expulsando el negocio de la prostitución y masajes para facilitar el cambio urbanístico y cuando el sida ha mordido ya en la gran manzana, castigando fuertemente a la comunidad gay.

Cuenta con un buen casting, encabezado por James Franco que interpreta a los dos hermanos gemelos que con su actividad laboral lavan dinero de la mafia y que también dirige muchos de los episodios.

Pero además en la serie se encuentra mezquindad junto a sinceridad o el valor del respeto a la palabra dada o el honor; sobre no hacer daño premeditadamente si hay otra opción, y una seria crítica al patriarcado machista. Así, uno de los personajes femeninos dice «Papás maridos y chulos son lo mismo. Te quieren por ser como eres, hasta que quieres cambiar, al menos los chulos no lo esconden.«

El uso de la música también me pareció excelente y el videoclip que encabeza cada episodio de la tercera temporada está montado con el tema Dreaming (Soñando) interpretado por BLONDIE, la gran banda de la New Wave, incluido en su álbum Best of Blondie (recopilatorio de sus grandes éxitos) publicado en Europa el mismo mes en el que yo cumplía 21 años y que me regalé por 800 pesetas, me parece recordar.

Y para la escena final, cuando el protagonista deambula por Times Square encontrándose con sus fantasmas del pasado, eligieron esta impresionante versión del tema «The Sidewalks of New York (Las aceras de Nueva york)» cuyo autor es Charles B. Lawlor, interpretado por Debbie Harry y otros miembros de Blondie, exclusivamente para la serie.

The Sidewalks of New York Versión para la serie

Cuenta en Folmaffinity con una puntuación de 7,7 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Serie de TV (2017-Actualidad). ‘The Deuce’ sigue la historia de la legalización y consolidación de la industria del porno en Times Square desde los inicios de los años 70 hasta mediados de los 80, explorando un turbulento mundo donde la aparición del SIDA, la expansión de la cocaína y el emergente mercado inmobiliario sacudieron a la ciudad entera.

Banda sonora completa de la serie disponible en Spotify:
TRAILER OFICIAL