El reino

El poder, siempre protege al poder.

Thriller político, estrenado en 2018, dirigido por Rodrigo Sorogoyen, con guion escrito por el mismo junto a su habitual colaboradora Isabel Peña, y que en la actualidad, podemos ver en la plataforma Prime Video.

Son actores principales: Antonio de la Torre, Josep María Pou, Josep María Pou, Nacho Fresneda, Ana Wagener y Luis Zahera. Y en la edición de los Goyas 2019, obtuvo 7 galardones, incluido el de mejor dirección, mejor guion original, mejor sonido, mejor actor protagonista (Antonio de la Torre) y mejor actor de reparto para Luis Zahera.

No precisa de más elogios después de tanto galardón, si bien, se puede destacar el soberbio ritmo que el director imprime a la película, desplegando un lenguaje cinematográfico y manejo de cámara digno de los mejores maestros.

En cuanto al guion, a pesar del enorme empeño que Isabel Peña y Sorogoyen ponen por evitar que el espectador identifique o compare a los personajes con políticos reales, todos podemos intuir fácilmente, quien es quien. El filme no descubre, más bien evidencia un estado de la política española que perturba, enfada y avergüenza con la aparente intención de acusar al espectador, tú también eres culpable de que este estado mafioso se haya instaurado entre nosotros.

Aunque la acción está situada en un pasado próximo, su creador pretende dejar claro que esto no nació por generación espontánea, sino que se ha venido instaurando en nuestra sociedad como un cáncer degenerativo que se antoja imposible de extirpar y que, sin duda, precipitó la formación de populismos como el desgajamiento de la ultraderecha, hasta entonces acomodada y silenciosamente camuflada en partidos de derecha moderados.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 7,3 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Manuel (Antonio de la Torre), un influyente vicesecretario autonómico que lo tiene todo a favor para dar el salto a la política nacional, observa cómo su perfecta vida se desmorona a partir de unas filtraciones que le implican en una trama de corrupción junto a Paco, uno de sus mejores amigos. Mientras los medios de comunicación empiezan a hacerse eco de las dimensiones del escándalo, el partido cierra filas y únicamente Paco sale indemne. Manuel es expulsado, señalado por la opinión pública y traicionado por los que hasta hace unas horas eran sus amigos. Aunque el partido pretende que cargue con toda la responsabilidad, Manuel no se resigna a caer solo. Con el único apoyo de su mujer y de su hija, y atrapado en una espiral de supervivencia, Manuel se verá obligado a luchar contra una maquinaria de corrupción que lleva años engrasada, y contra un sistema de partidos en el que los reyes caen, pero los reinos continúan. 

BANDA SONORA DE LA PELÍCULA
TRAILER OFICIAL

Somos

Ignorantes, generosos o de derechas.

Necesito abrazar el concepto “Ignorantes, generosos o de derechas” para entender el titular según el cual dicen las encuestas que el Partido Popular gobernaría con el apoyo de los ultras si tuvieran lugar hoy las elecciones.

Y lo digo porque el Partido Popular es la única organización política en la historia de la democracia española que cuenta con una sentencia del Tribunal Supremo consagrando su triple corrupción a nivel municipal, autonómica y estatal, lo que quedó al descubierto con las investigaciones de la trama Gürtel.

El próximo año se cumplirán 20 años de la boda que tuvo lugar en El Escorial entre la hija de Aznar y Alejandro Agag, una boda que a consecuencia de los fastos, la periodista Carmen Rigalt bautizó como la de la “tercera infanta”.

Por una pasarela de invitados vista por todo el país a través de las cámaras de televisión, desfilaron las fuerzas vivas de la era Aznar, y entre ellos muchos, yo diría que demasiados, fueron terminando en el banquillo de los acusados por distintas corruptelas y condenados a significativas penas por lo que otra conocida periodista, columnista entonces del diario El Mundo Lucía Mendez, calificó el evento como “La maldición de El Escorial”.

Pocos meses después de aquel evento un buque mercante, el petrolero monocasco Prestige protagonizaba ante las costas gallegas uno de los mayores desastres ecológicos y el Partido Popular llevó a cabo la peor gestión posible haciéndose famosas por ejemplo, las declaraciones de dirigentes como Rajoy calificando de hilos de plastilina lo que salía por las grietas del barco. Al final el costo de la tragedia supuso 12 000 millones de dólares.

No obstante, a pesar de lo escandaloso de la cifra, fue mucho peor el rescate a la banca que nos trajo la burbuja inmobiliaria, más de 64.000 millones de euros incluyendo el Fondo de Garantía de Depósitos, de lo cual apenas se ha devuelto una mínima cantidad dando por perdido el resto.

Mientras tanto y a consecuencia, el intento de salida de la crisis nos dejó una ley laboral que precarizó a la población más endeble, un empobrecimiento de la clase trabajadora y una masa de pobres que todavía se preguntan que hicieron ellos para pagar una factura que no les correspondía.

De ahí que iniciara este post con el concepto de que o somos muy ignorantes o muy generosos a la hora de pasar página o la mayoría somos individuos de derechas estigmatizados por prejuicios y sesgos que nos impiden juzgar con rigor la historia.

TODOS IGUALES

El artículo 14º de nuestra constitución está redactado de la siguiente manera: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”, sin embargo, tanto este artículo como otros referidos al trabajo, o la vivienda, nunca se han cumplido lo que me lleva a pensar que la constitución, ese libro casi elevado a escritura sagrada por los poderes fácticos, es poco menos que “papel mojado”.

Que todos los españoles no somos iguales ante la ley y que la monarquía está «hecha unos zorros» y más cuestionada que nunca, lo demuestra el rocambolesco “affaire” del monarca emérito, fundador del mal denominado por algunos “Juancarlismo”; a partir del momento en que quedaron claras cuáles eran sus disimuladas prioridades, ocultas bajo su cara inocente y bonachona, a saber, cazar elefantes junto a millonarios, coleccionar “buenas señoras” o señoras que estén buenas (no sé como decirlo), pagar sus favores a un precio que ni la más costosa meretriz imaginaría, además de pillar pasta en negro por la cara para colocarla en paraísos fiscales antes de refugiarse en un estado feudal y totalitario, donde no se respetan los derechos humanos, para evitar ser llevado ante los tribunales españoles. Ahí es nada.

Ayuso, la privilegiada presidenta “pepera” de Madrid, remachaba en la cámara el asunto para el que no lo tuviera suficientemente claro: «la ley es igual para todos, pero no todos somos iguales ante la ley» decía la condenada, con dos ovarios, de seguir así, terminaré por admirar a esta señora.

Y es que al exmonarca o ex (lo que sea), no lo ha traído la guardia civil esposado desde su refugio como hicieran con Luis Roldán, no, este ha venido cómodo, protegido por calefacción y guardaespaldas, sin cuarentenas ni mierdas, para acercarse a hacienda y entregarles un papelito con dos escuetos párrafos (para qué más?) reconociendo que se ha portado como un chorizo, pero que no volverá a ocurrir y que les devuelve una exigua parte de lo esquilmado para que cierren la boca y se olviden de él de una puta vez. Maravilloso si yo fuera buen amanuense capaz de redactar un texto mejor, pero me salió este.

Antidisturbios

Sin temor a equivocarme podría afirmar que Antidisturbios es una de las mejores sino la mejor serie española con la que me he topado. Ha sido creada por la pareja formada por  Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, que ya colaboraron juntos en Que Dios nos perdone y El reino; en esta ocasión trabajando para Movistar+, y que se estrenó en la cadena el pasado viernes día 16 de octubre tal como estaba anunciado.

Se trata de una miniserie compuesta por 6 episodios de menos de una hora. Un auténtico thriller policial al que no eché en falta ingrediente alguno, intriga, corrupción, tensión, pasión, manipulación, acción trepidante y suspense y aunque pondría algunos peros al desenlace, creo que se trata de un trabajo bordado, llamado a ser premiado allá donde se presente.

Magnífico guion, buena dirección, fotografía y acción. Los dos primeros episodios mantienen una tensión que te hace vibrar y en las imágenes de acción impresiona el modo en el que la cámara sigue a todos los que participan en la misma, convirtiendo al espectador en uno más de ellos.

El Casting muy acertado, con una magnífica Vicky Luengo como funcionaria de la oficina de asuntos internos, o Raúl ArévaloÁlex GarcíaHovik KeuchkerianRoberto Álamo, Raúl PrietoPatrick Criado, dando vida al grupo de la policía antidisturbios que llevan a cabo un muy buen trabajo también.

Soundtrack de la serie en SPOTIFY:
Programa de la serie

Cuenta con una puntuación en Filmaffinity de 8,1 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Miniserie de TV. 6 episodios. Seis antidisturbios ejecutan un problemático desahucio en el centro de Madrid, pero el desalojo se complica y sucede una tragedia. Un equipo de Asuntos Internos de la Policía será el encargado de investigar los hechos, ante los cuales los seis antidisturbios podrían enfrentarse a una acusación de graves consecuencias. El grupo de agentes busca una salida por su cuenta, complicando aún más la situación. La joven Laia Urquijo, una de las agentes de Asuntos Internos, se obsesiona con el caso y comienza a investigar, descubriendo poco a poco mucho más de lo que jamás hubiera imaginado.

TRAILER OFICIAL
Crítica de Alejandro G. Calvo de Sensa Cine

GIGANTES

Enrique Urbizu grande como ya quedó demostrado en film’s anteriores “No habrá paz para los malvados”, por ejemplo, deja en Gigantes al mismísimo Tarantino a la altura del betún. He terminado la primera temporada son seis episodios de los que no hablaré porque el spoiler es el primer enemigo del interés y de eso tiene mucho esta serie que cada cual debe ir descubriendo. Arbizu y su equipo parece enviarnos un mensaje. Esta familia por culpa, no de la sangre, no de la ideología, solo por dinero crean un arco de sangre y desolación desde Madrid a Cádiz, un anticipo parecen querernos decir, de cómo terminaremos todos, merendándonos y sometidos a un “todo por la pasta”. Estoy convencido de que, si no es la mejor, será una de las mejores series del año y a la espera quedo, de los siguientes capítulos que no llegarán hasta 2019. Continuar leyendo «GIGANTES»

MISERIAS

Decía mi amigo Paco “el del rojo” que el nuestro es un país de miserias y envidias donde vivir honestamente nos preocupa bastante menos que aparentar. Lo que «nos pone» es poder elevar la cabeza por encima de los hombros del vecino y esto no es de ahora, que yo siempre lo he conocido así. Mira –aseguraba- somos tan pobres y miserables que ni siquiera sabemos lo que significa ser rico ¿Cuánto debe tener un rico para poder definirlo como tal? No sabemos, sin embargo perdemos la conciencia de clase en cuando El Corte Inglés nos envía una tarjeta de crédito a casa. Continuar leyendo «MISERIAS»