Disobedience

La desobediencia como necesidad

De coproducción estadounidense y británica, se trata de un denso drama dirigido por el cineasta chileno  Sebastián Lelio, sobre guion escrito por él mismo junto a la dramaturga británica Rebecca Lenkiewicz que a su vez se inspira en la novela homónima de  Naomi Alderman. Fue estrenada en 2018 y está disponible en PRIME VIDEO y HBO.

114 minutos de filmación oscura hasta el punto de resultar siniestra y un tanto asfixiante y que tiene un activo primordial en los actores que la protagonizan Rachel WeiszRachel McAdams y Alessandro Nivola, en especial las dos actrices femeninas.

Nos cuenta una historia dramática en sí misma en la que la desobediencia es una necesidad para oponerse a una sociedad opresora y patriarcal que priva a las mujeres de cualquier capacidad de elegir, debiendo tomar en todo momento aquellas decisiones que su entorno espera de ellas.

Por lo tanto, nos habla de la libertad y del amor como cimiento necesario en el que apoyar esa rebelión. Además de la magnífica interpretación y de la excelente dirección de actores, cabe destacar a mi juicio la fotografía en colores apagados casi grises sobre todo para las tomas interiores de esos primeros planos que no dejan resquicio a la duda sobre los sentimientos y las situaciones, en contraste con las tomas en el exterior donde los diálogos y las luces permiten sentir la libertad frente al hermetismo. Para mí una película excelente que todos deben ver.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 6,3 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Una mujer que se crio en una familia ortodoxa judía regresa a su hogar con motivo de la muerte de su padre, un rabino. La controversia no tardará en aparecer cuando comienza a mostrar interés por una vieja amiga de la infancia.

BANDA SONORA DE LA PELÍCULA:
TRAILER OFICIAL

THE NEW POPE

Este mes llegó por fin a HBO la esperada serie The new Pope con el anuncio previo de ser la continuación de The Young Pope que ya comentamos en este mismo blog y aunque conserva parte del casting lo cierto es que a mi modo de entender y después de ver los 9 capítulos de una hora de duración cada uno, me da la impresión de que se trata más bien de una nueva serie pergeñada con los mismos mimbres y que, caso de tener éxito, posiblemente también tenga continuación.

Creada por Paolo Sorrentino como la anterior, cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 7,9 y una SINOPSIS que dice así:

El Papa Pío XIII está en coma. Tras un breve interludio de incertidumbre, Voiello logra que se elija a Sir John Brannox (John Malkovich) como su sucesor, un moderado, sofisticado y encantador aristócrata inglés que asume su nuevo rol bajo el nombre de Juan Pablo III. Aunque el nuevo Papa parece ser perfecto, sus allegados no tardan en descubrir sus debilidades y secretos. Mientras tanto, Voiello lucha por tapar los escándalos que azotan a la institución eclesiástica. De seguir así, la Iglesia corre el riesgo de desaparecer junto a todos sus altos cargos, algo de lo que dos mujeres, Sofia y Esher, parecen ser plenamente conscientes. Todo parece seguir su curso natural hasta que un día comienzan a aparecer una serie de mensajes firmados por Pío XIII desde su habitación del hospital.

No dejan de sorprenderme las muchas críticas y comentarios leídos en la red sobre el propósito de Sorrentino, todo el mundo parece tener claro lo que pretende transmitir menos yo, no obstante e independientemente de esto, la serie me parece es toda una sinfonía de color, música, luz, sensualidad, palabra, belleza y espiritualidad.

Además ha conseguido que me enamore de Jude Law en su interpretación del papa Pio XIII, de Silvio Orlando interpretando al cardenal Voielo, secretario de Estado Vaticano y de la actriz belga Cécile de France en el papel de Sofia Dubois, encargada de la prensa vaticana.

Junto a su escogido elenco de actores, cuenta con las colaboraciones de Sharon Stone y Marilyn Manson si bien opino que su participación no viene a cuento más allá de la aportación que puedan hacer por su popularidad, en cuanto a audiencia se refiere.

Soundtrack en Spotify:
TRAILER OFICIAL

WILD WILD COUNTRY

Wild wild country es el título que los hermanos Maclain y Chapman Way dieron a la miniserie documental creada por ellos y compuesta por 6 episodios de aproximadamente una hora cada uno, dedicada al desembarco en Oregón del gurú Bhagwan y su comunidad Rajneeshpuram que podemos ver en NETFLIX.

Cuenta con una puntuación de 7,5 en Folmaffinity y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Cuando en 1981 el venerado gurú hindú Bhagwan, controvertido líder de la secta Rajneesh, y muchos de sus fanáticos seguidores comienzan a construir una ciudad utópica en medio de la nada al lado de la pequeña población de Antilope, Oregón, los conflictos con los lugareños traspasarán las fronteras del estado. Lo que sucedió en los años siguientes afectaría a todos los implicados en esta extraordinaria historia sobre los Rajneesh.

Con frecuencia los documentales referidos a sectas o movimientos religiosos suelen ser tremendistas y por eso comencé a verla con un cierto escepticismo que desapareció a medida que avanzaban los capítulos. Los gurús, sanadores, etc. no tienen ningún interés para mí en el sentido de que son producto de la necesidad que tenemos los humanos de creer y de seguir lo que sea, a profetas, sanadores e iluminados y en este sentido este es uno más.

Al margen de los grandes, los que han creado movimientos con tendencia a perpetuarse como los cristianos, musulmanes, budistas, siempre han nacido como setas, aquí y allá pequeños personajes que se han llevado lo suyo porque todos tienen el denominador común de pretender ganarse la vida o hacerse millonarios gracias a los miles o millones de incondicionales que les siguen y les veneran.

El último y más absurdo del cual he tenido conocimiento se hace llamar Braco The Gazer, un tipo que recientemente fue la estrella principal de la Feria Magic Internacional dedicada a fenómenos alternativos y paranormales. Un tipo al que siguen por el mundo médicos, estrellas, modelos y otras figuras que presencian sus espectáculos consistentes en salir cinco minutos al escenario en absoluto silencio, mirando fijamente al auditorio, sin un gesto, sin una palabra y que tan solo con esa presencia, una parte de su público entre en trance. Es la forma más tonta que yo encontré en un ser humano para poderse comprar coches de lujo que es lo primero que hace este tipo de personajes.

Pero no quiero caer en el tremendismo negacionista, que cada cual crea y siga lo que le salga de la testiculina o la ovarina. Lo que si diré es que el documental es muy interesante y ayuda a entender muchas cosas de las sociedades que protagonizamos los humanos. A no ser porque sabes que no intervienen actores, que las entrevistas y las imágenes son reales, pensarías que es todo inventado. De hecho los estadounidenses le han aplicado la etiqueta «stranger than fiction (más extraño que la ficción)» que utilizan para definir aquellas obras de no ficción que por lo insólito que exponen resulta hasta difícil de imaginar en un relato ficticio.

Creo que Bhagwan, el gurú que protagoniza este documental era un tipo muy inteligente que intentó crear una comuna que otorgaba a los que la componían todo lo que el resto de la sociedad le negaba, amor, fiesta, libertad, sexo, todo eso que anhelamos pero se nos niega porque las religiones, los gobiernos, las leyes nos encorsetan, encauzan, dirigen y adocenan. Cosa que en cierta manera él también hacía pero sin que sus seguidores fueran conscientes de ello.

Demostró ser inteligente también a la hora de elegir su staff en especial a Ma Anand Sheela, su secretaria y lugarteniente, una mujer más inteligente que él aún, con una capacidad de síntesis, sentido logístico y de empresa tremendo, que se desenvolvía de maravilla a la hora de hacer una de las cosas más complicadas como es el hecho de manejar grandes equipos de personas y conseguir que funcionaran como máquinas perfectamente engrasadas. Cualquiera que haya tenido que manejar equipos humanos en su profesión como lo hice yo, sabe bien de lo que hablo.

Y el gurú supo enamorarla. Decía ella para describir la primera vez que lo vio: Lo vi salir con una túnica blanca hasta los pies, muy austera, y tenía una barba larga, parecía un sabio. Me atraía su irreverencia. A una mujer tan inteligente estaba claro que ese tipo de cosas son las que le podían atraer y no otras.

Pero además la enseñó a ser fuerte o utilizar su fuerza interior para que no la atenazara el miedo. Como decía Bob Marley: Nunca sabes lo fuerte que eres, hasta que ser fuerte es la única opción que te queda.

Pero hay otras cosas que se evidencian en el documental, por ejemplo las tremendas dificultades que tiene el ser humano para admitir al diferente. El pequeño y medio desértico pueblo de Oregón donde se asentaron, no soportaba de ellos su manera de vestir, que se lo pasaran bien, que rieran constantemente, que hicieran el amor y se pasearan en pelotas porque no encajaba con el sesgo de confirmación de cada uno de ellos y esto se retroalimentó de tal modo que se podrían haber terminado matando unos a otros. Si en lugar de eso, hubieran intentado por un momento entenderlos, asimilar parte de su filosofía, hubieran salido ganando todos y acaso el resto del mundo.

En el documental hablan los propios protagonistas que ahora son todos muy mayores, cuentan como vivieron la experiencia y también se facilita una entrevista realizada a Sheela, al cabo de un año de su estancia en la prisión Pleasonton Federal Priso para una televisión que solicita se dirija al pueblo de Oregon, y ella responde: Le digo al pueblo de Oregón que no entendisteis a Bhagwan, ni sus enseñanzas, ni a Sheela. Os perdisteis a los rajnishes, sus negocios, su inteligencia… y su habilidad tan especial para celebrar y reir. Me rio yo más que vosotros, que aquellos que afirman alegrarse de que Sheela esté en prisión.

SOUNDTRACK en Spotify
TRAILER OFICIAL

ALGO EN QUE CREER

Tres son los títulos con los que se reconoce esta serie danesa, el utilizado en este post, el original en Danés «Herrens veje» (Los caminos del Señor)» y el internacional «Ride upon the Storm (Cabalgar sobre la tormenta)» inspirado en los primeros versos del poema de William Copper «God Moves in Misterious Ways (Dios se mueve de maneras misteriosas)» que se escuchan en la canción utilizada de cabecera.

Opino que Adam Price, a través de la vida del pastor, personaje genialmente interpretado por el actor Lars Mikkelsen, pretende lanzar una llamada de atención acerca de la decadencia de dos instituciones muy importantes en su país como son, la iglesia y la familia.

Hay que empezar por dejar sentado que Dinamarca, el país donde se desarrolla la acción es un estado confesional, donde la religión tiene carácter estatal, es del tipo luterano y el monarca regente en cada momento es su máxima autoridad. Además según Wikipedia a principio del 2019 casi un 75 por cierto de los daneses eran miembros de esta iglesia mientras que tan solo un 5% participaba en los servicios religiosos de manera regular.

Por otra parte, es un país donde está permitido dentro de la iglesia el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero el número de divorcios es tan elevado que actualmente se obliga a las parejas a pasar por terapia antes de obtenerlo, además, otros cambios habidos en las costumbres familiares se derivan de la incorporación social de otras culturas y religiones que cada día obtienen una mayor preponderancia.

Pues bien, dentro de ese marco se desarrolla la trama, repartida en dos temporadas de 10 episodios de 60 minutos de duración cada una, disponibles en Movistar+.

Pero lo que hace más interesante la serie para mí es el gran número de temas que pone sobre en mantel para que los espectadores reflexionamos como la soberbia, la mentira, la felicidad, la fuerza de la sangre el perdón, la fidelidad o el respeto por mencionar algunos.

Por otra parte se reflexiona acerca de la patrimonialización del amor por parte de la institución o sobre la soberbia de la que esta hace alarde, la obstinación y el sacrificio, para concluir formulando que fuera de Dios solo queda la soledad existencial de Kierkegaard porque el hombre está desarraigado después de la muerte de Dios de Nietzsche. Por ello entiendo que la serie está dirigida de manera especial hacia los creyentes aunque acaso los no creyentes podamos disfrutar más con ella.

Cuenta con 7,2 puntos en Filmaffinity y la SINOPSIS facilitada por la distribuidora Movistar+ dice lo siguiente: ¿Cómo guiar a los tuyos cuando tu propia vida se sume en el caos? «Algo en que creer» está creada por Adam Price («Borgen») y protagonizada por Lars Mikkelsen («House of Cards»). Situada en la Dinamarca actual, la historia se centra en una familia liderada por un pastor perteneciente a una larga tradición de religiosos. Férreo creyente y firme en sus convicciones, Johannes posee una personalidad arrolladora, un carácter carismático y un alma torturada que, en ocasiones, lo sume en profundas depresiones. Durante estos cíclicos descensos a los infiernos, Johannes se aleja de su familia y se abandona a la bebida y las mujeres. Pese a todo, Johannes es un referente moral absoluto para su familia, algo que él percibe como su gran responsabilidad, por el legado que debe mantener y transmitir, pero también como su mayor debilidad.

Herrens veje: Playlist en spotify
TRAILER OFICIAL EN ESPAÑOL