¿Por qué será?

Hoy en una nueva sesión de control al gobierno, se volvieron a escuchar las mismas tonterías a que nos tienen acostumbrados los políticos desde hace algún tiempo, y como bien decía Forrest Gump el personaje que tan afortunadamente representó Tom Hanks, “Tontos son los que dicen tonterías”, pero ¿Por qué será que no me importa?

De la misma manera que me trae al pairo que Casado, el líder de los populares, para evitar dar cuenta de sus continuos fracasos, lance una bomba de humo anunciando la huida de la cueva de los 40 ladrones en que convirtieron su sede de la Calle Génova en Madrid. O que una niñata doliente de diarrea mental aguda, se calce una camisa azul incongruente con su adolescencia, y a pesar de considerarse de ideología nacionalsocialista, afirme tener como referente a Ramiro Ledesma Ramos, fundador de la JONS y del fascismo nacional, personaje perdido en la memoria, y al que para reconocer lo poco que hizo en su corta vida, se habrá tenido que lamer bien la wikipedia.

También me resbala que se recrudezca la lucha entre los socios de gobierno por la Ley Trans, una ley que va camino de dividir incluso al feminismo sin obtener nada a cambio. O que imputen a Monedero, exlíder de Podemos por el caso “Neurona”, que sarcasmo, con las pocas neuronas que utilizan, ser juzgado por una de ellas. O que la mayoría independentista siga marcando el paso en la comunidad autónoma catalana.

Lo que me jode, lo que me importa verdaderamente es haber acertado al principio del confinamiento, casi un año ya desde entonces, cuando aseguraba que saldríamos igual o peor de la pandemia, frente a quienes afirmaban que de esta aprenderíamos a aunar esfuerzos y reconocer errores. Ni lo uno ni lo otro. Saldremos con la deuda nacional más inflada que nunca 117% del BIP., Y con una sociedad que más dividida que nunca también, impulsa un partido esquizofrénicamente radicalizado, probablemente porque los ciudadanos, confundidos, no saben donde cojones meter la papeleta cada vez que somos convocados a unas elecciones.

Escribiendo la última decadencia

Cuando “pelo escoba cara de polla Trump” dijo en una TV de su país durante “horario prime time” que podría pegarle un tiro a alguien en la Quinta avenida y que no le pasaría nada, los medios de comunicación de medio mundo se rasgaron las vestiduras porque no entraba en sus cabezas que todo un presidente de la todopoderosa Norteamérica pudiera decir algo así, y en realidad lo que decía no tenía mérito alguno pues de hecho, gente más chunga que él ya lo habían llevado a cabo como la familia Soprano o cualquier otro de los mafiosos que recordó Scorsese en escena y lo habían hecho sin darse tanta importancia. Pero en aquellas afirmaciones que le sirvieron de entrenamiento y tanteo y en otras muchas que vinieron después se asentó el tipo de germen de la credibilidad que absorben con facilidad, las cabezas descerebradas del tipo de “mamones” que más tarde son capaces de presentarse en cualquier parlamento del mundo para reventarlo si el tipo que lo decía en la tele y en las redes sociales, se lo pide.

Salvando las distancias es como cuando “Abascalín perilla hueca” presume a gritos de no ser “un picha floja” que seguramente es lo que es, y lanzar bravuconadas para currarse votos que le permitan a él y los suyos vivir de “puta madre” a cargo del Estado sin pegar golpe, le dijeran todos lo que piensan a cada paso como lo estoy yo haciendo ahora, a lo mejor podíamos lograr que nunca llegara a alcanzar todos los que necesita para ello.

Porque a toro pasado siempre es tarde y la oposición en EE. UU. está acusando a Trump de sedicioso y de dar un golpe de estado, pero eso no son más que tonterías sin significado, porque todo el mundo sabe que un golpe de estado es lo que dio aquí Tejero por ejemplo, y no cuatro feos con cuernos y pieles entrando en el Parlamento. El golpe, no de estado, sino en el pie se lo dará la democracia si no lo procesan por llevar disparando contra las instituciones desde que supo que tenía altas probabilidades de perder las elecciones, apretando el gatillo cada día de toda esa panda de fanáticos, pobres desgraciados que poca culpa tienen.

Y si no lo hacen, queda claro que la libertad y la democracia se encuentran en claro retroceso y con los jóvenes sin querer saber nada, sin tomarse en serio las cosas, pero esto si no lo arreglan ellos, no lo va a arreglar nadie así que se tendrán que poner las pilas o estaremos escribiendo los ritmos de la última decadencia de occidente.

Yo no olvido

Debido a la reciente matanza de visones en Dinamarca, cave preguntarse que sucedería en el caso de que una opinión científica, por ejemplo consistente en que un virus mortal pudiera ser transmitido al hombre a través de sus mascotas y que no hubiera sido suficientemente cotejada o constatada por la comunidad científica, diera sin embargo lugar a que algún dirigente político, anti animalista o poco consciente, tomara la prematura medida de ordenar el sacrificio de todas las mascotas. ¿Qué sucedería entonces?

Una periodista en el programa de Javier del Pino en la SER dibujaba un escenario distópico en el que millones de humanos amantes de sus mascotas, las escondían en armarios para protegerlas, mientras vecinos, como ocurriera durante el nazismo, los denunciaba a las autoridades. Menos mal que no me queda tanto para morir porque cada vez llevo peor transportarme a ese tipo de escenarios distópicos.

La periodista apuntaba lo pronto que olvidamos y es verdad, afirmamos con frecuencia que solo recordando la historia, contribuimos a no replicar los errores del pasado, pero lo cierto es que olvidamos espantosamente rápido aunque no sea mi caso porque yo no olvido, tengo un enorme disco duro y aunque aprendí a perdonar a todos cuantos me discriminaron desde la infancia, los que me impidieron competir en igualdad, los que me ofendieron por omisión o falta de respeto, a los que no se esforzaron por comprenderme. Aunque los perdoné a todos, incluidos los franquistas que todavía colean por doquier y que mantuvieron en el poder al tirano durante mis primeros 25 años de vida, nunca he olvidado nada, los tengo a todos presente.

The Crown

Serie dramática de ficción histórica que recrea el reinado de la Reina Isabel II de Inglaterra. Ha sido creada por Peter Morgan para NETFLIX y se compone de 4 temporadas con 10 episodios cada una, de aproximadamente una hora cada episodio.

A mi juicio, todos deberíamos luchar contra nuestros sesgos y prejuicios a la hora de juzgar lo que sea. Yo lo he intentado siempre, pero en muchas ocasiones como en esta, no lo he conseguido y es que además soy republicano, que es una razón de peso en sí misma para pasar de ver esta lujosa serie británica. Pero hace poco llegó a la plataforma de pago por visión, la 4ª temporada que comprende la época «thatcherista», prácticamente todo el mandato de Margaret Thatcher, conocida popularmente como “La dama de hierro”, primera mujer elegida primer ministro en el Reino Unido.

Como bien dice Sergio del Molino en “El País”, salvo que se aplique la mirada de Stephen King para juzgar la serie sobre la familia británica, según la cual “cuenta la historia de una familia secuestrada por una nación que, a cambio de unos cuantos palacios y una serie de privilegios, está condenada a entretener al pueblo con rituales, astracanadas y escándalos inspirados por el ocio y la libido, para regocijo lucrativo de los tabloides de la tarde”, el resto de las miradas la de los monárquicos no comprendo cuál pueda llegar a ser, pero yo que entré a ella como republicano, he salido sintiendo asco y preguntándome como es posible a estas alturas de la historia que pueda haber gente que aún defienda una monarquía que no es otra cosa que una máquina de acaparar dinero y riqueza hortera a cambio de absolutamente nada.

Continuar leyendo «The Crown»

Mentiras y traiciones

España ha atesorado a lo largo de su historia individualidades literarias, científicas e intelectuales de calidad y alcance internacional, genialidades singulares, mientras la masa atesora cifras realmente frustrantes en cuanto a cultura social y académica.

Estos días tanto la prensa escrita como la digital, pero sobre todo las redes sociales exhiben su lado más cutre e ignorante, insultando al gobierno, al que califica de traidor por su pacto con Bildu. La mayoría son seguidores, sin otros escrúpulos que el convencimiento de sus propios sesgos ideológicos, del Partido Popular alentados por titulares como el de El Mundo de hoy “ El PP frena otra vez la renovación del CGPJ por el pacto del Gobierno con Bildu”. Por otra parte, seguidores de Vox, convierten en virales fotos de los entierros de socialistas asesinados por ETA para apoyar su cochino y desestabilizador argumento de calificar como traición a sus propios caídos, los pactos para la elaboración del presupuesto nacional.

Los españoles sabemos poco de historia, pero además de ignorarla, la despreciamos y como afirma “Iñaki Gabilondo sobre la agrietada familia socialista” todas las fuerzas políticas sin excepción, empezando por el propio Partido Popular, prometieron respeto y lealtad institucional a los etarras y los que les apoyaban, si deponían armas y defendían sus opciones e ideología nacionalista en el Parlamento.

Iñaki Gabilondo sobre la agrietada familia socialista.

Y lo hicimos todos cerrando filas, cambiar las armas por el parlamento y seréis respetados. Sin embargo y aplicando una carambola ideológica vergonzante, convertimos aquel generoso ofrecimiento en un “donde dije digo, digo diego” Olvidando que aquello adjuntaba un precio alto que pagar.

Así, en las elecciones de diciembre de 2015 se rompió definitivamente el bipartidismo y los españoles votaron un arco parlamentario abierto en el que pactar para gobernar resultaba imprescindible, y no quiero hablar de culpables pero lo fueron todos, el PSOE y el PP los mayores culpables porque primero uno y luego otro se entregaron a la corrupción para abandonar el interés general y refugiarse en la perpetuación del poder a cualquier precio.

A eso le siguieron confrontaciones de las derechas y de las izquierdas que dieron paso a un parlamento absolutamente ingobernable si no se admite por parte de todos que esa exigua diferencia de apenas un puñado de votos entre fuerzas políticas antagonistas, representan la realidad de nuestro país, una representación de la voluntad del pueblo que todos debemos respetar si pretendemos seguir llamando democracia nuestra forma de articular la política.

Llegado a este punto me gustaría significar la actitud de la prensa cuando por un lado carga contra Bildu como si la guerra en Euskadi estuviera aún abierta y ETA siguiera activa, mientras tiende puentes de plata para los asesinos de Atocha. Una hipocresía que también supondrá un coste y la realidad que se está viviendo en EEUU, hoy nos puede parecer lejos pero la experiencia me dice que no tanto.

Patria

Estrenada el 27 de septiembre pasado, Patria es una miniserie de 8 episodios, producida por Alea Media para HBO y basada en la novela homónima de Fernando Aramburu.

Clasificada como drama histórico, tanto el guion como la dirección ha corrido a cargo de Aitor Gabilondo, creador también de El Príncipe o Vivir sin permiso. Debemos tener muy en cuenta que no se trata de un documental sino de una obra de ficción absolutamente fiel a la novela y lo sé porque leí la novela que también comenté en este blog tan pronto salió al mercado.

Fernando Aramburu no es historiador, pero si es escritor, poeta, ensayista, profesor de literatura y aunque actualmente reside en Alemania, nació en San Sebastián en 1959, por lo que sufrió de cerca las consecuencias del terrorismo en Euskadi y por lo tanto tiene suficientes vivencias, conocimientos y juicios de valor para escribir una novela de este tipo en la que da vida, dentro de un ambiente absolutamente cotidiano, a dos familias en un pueblo pequeño que se conocían desde siempre y que el conflicto vasco colocó a cada una en un lado.

La serie respecto a la novela es plana en el sentido de que aporta poco o nada, el guion es fiel a la misma punto por punto y así lo ha corroborado en varias entrevistas el propio autor que se ha mostrado satisfecho con el trabajo realizado por los cineastas. También en mi opinión ha quedado bien, bien de ambientación, bien el casting o la música y honestamente considero que gustará a la mayoría y sobre todo, abrirá los ojos a mucha gente de fuera de Euskadi, cuyos pocos conocimientos sobre como se vivía desde dentro el problema, están contaminados por políticos y periodistas de distinta ideología.

No obstante y como vengo diciendo no es un documental y por ello, a quien quiera contrastar hechos y despejar dudas, o simplemente saber más sobre el conflicto vasco, sobre todo si es joven, lo invito a que vean otras obras también disponibles en las plataformas como la docuserie estrenada estos días “El Desafio:ETA”, “La línea invisible” o ZUBIAK.

El peso de la interpretación lo llevan a cabo Elena Irureta, nacida en Zumaya, pueblo de Guipúzcoa y Ane Gabarain, nacida en San Sebastián, ambas como ejemplo de madres de familia dentro de la estructura matriarcal de la sociedad vasca, cuya interpretación destaca sobre el resto.

Decía la filósofa alemana Hannah Arendt «que cuando nos dejamos llevar por la mayoría y el temor a ser disidente de una corriente dominante, dejamos de pensar de forma individual» y en Euskadi se vivió ese tipo de proceso identitario durante el cual muchos para ganar aceptación, se unieron a grupos sin reflexionar, dejando de empatizar con el otro y cuando se acaban las palabras, sobre todo en un pueblo que ya de por sí es callado, surge la violencia. Volver a la senda debida es un proceso harto doloroso y complicado en el que todos tendrán que luchar por entenderse, lo que personalmente deseo con todas mis fuerzas por ser uno de mis pueblos más queridos.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 7,6 puntos y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Miniserie de 8 episodios basada en la novela homónima de Fernando Aramburu, que abarca 30 años del conflicto vasco y estudia el impacto del mismo sobre la gente común, como la viuda de un hombre asesinado a tiros por la banda terrorista ETA, que vuelve a su pueblo natal tras el alto el fuego de 2011, o la madre de un etarra encarcelado.

Banda sonora de la serie en SPOTIFY:
TRAILER OFICIAL
Crítica de Alejandro G.Calvo de Sensacine

GUERRA o PAZ

Para el ciudadano de un país que se puede considerar aún prematuro en lo que respecta a tradiciones democráticas, ayer y hoy han sido dos días tristes porque triste es que una persona tan menospreciable, ignorante y reaccionaria como Santiago Abascal esté aprovechando unos mecanismos democráticos en los que ni él ni su gente cree, para taladrar mis doloridos y ancianos oídos con el único objetivo de conseguir algún tipo de beneficio electoralista.

Nos podríamos preguntar cómo hemos llegado hasta aquí, aunque como ocurre habitualmente, no lo hemos hecho de pronto, ha sido rápido pero paso a paso, consintiendo, permitiendo, cediendo y sobre todo perdiendo progreso social y calidad democrática. Cuando nací, hace de eso 70 años, los españoles de izquierdas y de derechas ya se habían matado unos a otros en una contienda civil por lo que mi generación solo sufrió los coletazos de la posguerra con sus represiones y racionamientos (comíamos lo que nos dejaban, peor que en Venezuela pero la derecha de nuestro país no quiere hablar de ello porque todo lo que no les conviene se considera pasado de moda o revanchismo histórico); de cualquier modo, una “peccata minuta” al lado de lo que pasaron los supervivientes del propio enfrentamiento.

Por otra parte, durante el tiempo vivido por mi generación, también se suscribió y plasmó en la Constitución un pacto de no agresión y reafirmación democrática bajo la supervisión de un monarca impuesto por el dictador, que no elegido por el pueblo, y que aún siendo un logro que nos ha traído hasta aquí, no dejó satisfecho a todas las partes.

Para que sobreviviera una monarquía impuesta después de un largo paréntesis de 40 años de dura dictadura, hubo que transformarla en “Juancarlismo” con la intención de que fuera digerida por todos, nombre que hacía alusión al Rey Juan Carlos I, hoy acusado de corrupción y fugado al lejano oriente.

A las izquierdas no las dejó satisfechas porque no se impusieron sanciones a la represión y los crímenes de la dictadura, ni reconocimiento alguno a los reprimidos y porque no se devolvieron los cuerpos de los habitantes de las cunetas y muros de los cementerios a sus madres, esposas e hijos que todavía esperan. Y para colmo tampoco las derechas quedaron plenamente satisfechas aunque salieran mucho mejor paradas porque supuso cortar las alas a todos los que hicieron de su capa un sayo durante 40 años.

Creo honradamente que se hizo para sellar la paz bajo un orden democrático. No obstante, es lo que tienen los pactos que se hacen a regañadientes, que los descendientes de los que lo suscribieron empiezan a perder razones para defenderlo y vuelven a la guerra, porque lo que estamos viviendo parece una reedición de la guerra por el poder igual que entonces, pero sin armas, entre otras cosas porque el pueblo está desarmado como debe ser. Pienso en esto mientras escucho los vomitivos discursos de la ultraderecha, cargados de viejas y burdas copias de intervenciones anteriores incluso a la guerra civil, mal expresadas y sacadas de contexto porque son unos vulgares oradores y peores personas.

Por otra parte, es lamentable observar como los partidos políticos han convertido la lucha contra el coronavirus, en el ring donde zumbarse de lo lindo, utilizando todo lo que tienen a mano para arrojarse a la cara, incluido el actual monarca Felipe IV cuestionado en todas las encuestas y por ambos bandos.

Una única y pequeña satisfacción ha sido escuchar la intervención del Sr. Casado ratificando el rechazo a la moción de censura de hoy, erigiéndose de una vez por todas como jefe de la oposición y acercándose al centro que es la única opción desde la que puede aspirar a gobernar. Porque de haberse presentado una moción de censura la tendría que haber presentado su partido y no esa panda de descerebrados que se escindió de ellos, ya que solo apartándose de esas posiciones ultraderechistas y pactando las cuestiones de estado pendientes, podrá llegar a la senda que le permita gobernar algún día de nuevo el país.