Arima

Desconcertante y fascinante a partes iguales.

Película de 77 minutos escrita, producida y dirigida por la donostiarra actualmente afincada en Santiago de Compostela, Jaione Camborda que se estrenó en cines en 30 de enero pasado y ha llegado ahora a FILMIN. Se trata de su ópera prima y componen el reparto: Melania Cruz, Tito Asorey, Rosa Puga, Iria Parada, Mabel Rivera y la niña Nagore Arias.

La directora, después de una trayectoria de cortos experimentales como el documental A rapa das bestas y otros, con este su primer largo de ficción nos presenta Arima, que en la película corresponde al nombre de un karaoke entre nostálgico e ingenuo, pero que en la lengua materna de la creadora significa alma. Cine claramente de autor que marca la impronta de lo que será el futuro creativo de su autora y que fue rodado en Mondoñedo, al norte de la provincia de Lugo que, a decir de ella misma supuso un hallazgo por ensamblar con el imaginario que tenía establecido.

El espectador parece encontrarse ante un thriller psicológico, pero a mi juicio no lo es, por otra parte, carece de diálogos que conduzcan el argumento por lo que cuando se intenta explicar de que va, prácticamente no es posible hacer spoiler. Cuatro mujeres y una niña en un pueblo oscuro, cerrado por la niebla a ratos y por la vegetación a otros, reciben la visita de dos hombres, uno de ellos, acompañado de dos escandalosos perros, herido y con escopeta al hombro que dice ir en persecución de otro que es peligroso, pero al que nadie ha visto, tampoco el espectador, a excepción de la niña que dice hablar con un espíritu que vive abajo. Las mujeres hablan a modo de susurros tan bajos que no se entiende nada. La película no se explica por sí misma sino por imágenes que pueden no ser lo que se ve en realidad y que acaso solo representan temores, recuerdos vagos o anhelos. En la vida, habitualmente navegamos de manera natural entre cosas que desconocemos, tan solo suponemos sobre los demás que somos nosotros cuando el punto de vista es el de los ellos. Así desde el desconcierto de la madre que se mueve entre pensamientos ilusorios derivados de sus miedos o deseos no cumplidos como el niño desaparecido que acaso solo huyó, pero el recuerdo se ha olvidado intencionadamente. Uno tiene que guiarse subliminalmente ayudado solo por los sentimientos, intuiciones o presentimientos y suponer una realidad que será solo la nuestra.

El hecho de haber sido rodada en celuloide (16 mm.) indica desde el inicio, el camino de la apuesta estética de la autora y que su entendimiento se haya de componer con lo que se ve y con lo que uno intuye o se imagina, haga quizá que no sea una película precisamente indicada para la totalidad del público, sino más bien para aquellos que buscan en el cine algo más de lo que normalmente se le ofrece.

Cuenta con 5,8 puntos sobre 182 votos en Filmaffinity y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

La vida de cuatro mujeres y una niña que se ve alterada por la llegada inesperada de dos forasteros. Uno de ellos huye del otro, escondiéndose por el pueblo como un ser huidizo, fantasmagórico y de dudosa existencia. El otro, un hombre herido y con un arma, perturbará de diferentes formas el día a día de las mujeres, en una frontera entre lo real y lo imaginado, entre la pesadilla y el sueño, entre el miedo y el deseo, en una historia impregnada de misterio.

TRAÍLLER OFICIAL
Entrevista realizada a Jaione Camborda en el Festival de Sevilla.

Ramón Rey, entrevista a Jaione Camborda en noviembre de 2019.

La isla más hermosa

Hablamos de un film que aporta poco.

Su título original es «Most beautiful island«, está disponible en FILMIN y se trata de una película estadounidense, escrita, dirigida, producida e interpretada en su papel protagonista por la actriz madrileña Ana Asensio, siendo este su debut como directora.

Un drama psicológico que ha obtenido algunas nominaciones y menciones en el circuito independiente, pero el hecho de que sea de bajo coste, conlleva una mala fotografía, tomas descuidadas, sonido que no llega y un guion pobre que nos habla del sueño americano por lo que tampoco es demasiado original, ya que ese bluf ha sido tratado demasiado y desde todas las vertientes, por lo tanto, si añadimos que no me gusta demasiado ese tipo de cine que apunta al terror quedándose en el camino, se puede entender que no me haya gustado un pimiento. No obstante, y de la misma manera considero que a los que sí les guste, los que frecuentan el cine de terror y son aficionados a «los thrillers» psicológicos, les puede satisfacer.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 6,2 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Luciana (Ana Asensio) es una española sin papeles en Nueva York, cuya precaria situación económica la lleva a aceptar un trabajo bien remunerado y aparentemente sencillo. Sin embargo, pronto descubrirá el lado más cruel de la ciudad de sus sueños.

SoundTrack de la película en spotify:
TRAÍLLER OFICIAL

Estoy pensando en dejarlo

Estoy pensando en dejarlo (I’m Thinking of Ending Things) es un surrealista thriller psicológico escrito dirigido y producido por Charlie Kaufman, basado a su vez en la novela homónima del escritor canadiense Iain Reid, que después de pasar por un reducido número de cines estadounidenses, se estrenó internacionalmente en NETFLIX la semana pasada. El casting principal está compuesto por Jesse Plemons, Jessie Buckley, Toni Collette y David Thewlis, y no sabría decir quien está mejor si bien me ha sorprendido Jessie Buckley pero porque no la conocía.

Debería empezar por decir que acaso necesito la ayuda de un psicoterapeuta para alcanzar a entender por qué razón me gusta tanto mortificarme con este tipo de películas, intimistas, existencialistas que a tanta gente incluyéndome entre ellos, deja tan mal cuerpo después de visualizar las dos horas largas que comprende.

Al contrario de lo que ocurre en la mayoría de las películas, donde las escenas van explicando la trama a su paso, en esta los personajes parecen estáticos siendo el tiempo el que pasa, porque Kaufman parece decirnos que un pensamiento puede estar más cerca de la verdad y de lo real, que una acción.

Arranca amablemente, en un día de invierno con un viaje para conocer a los padres del novio de la protagonista, que durante la primera parte, vive un momento de endofasia a través del que vas recibiendo información de la relación existente entre ambos. Durante el resto del viaje y hay que tener en cuenta que buena parte del film transcurre dentro del auto, vamos conociéndolos en parte por sus citas como cuando hacen referencia a la frase de Oscar Wilde: “La mayoría de las personas son otras personas. Sus pensamientos son las opiniones de otro, su vida un remedo, sus pasiones una cita” o a poemas de Wordsworth. Así los diálogos hablan de deseos, frustraciones, nostalgia de momentos deseados que no se llevaron a efecto. Su protagonista, magníficamente interpretado por Jesse Plemons, dice en otro momento “Se puede decir cualquier cosa, se puede hacer cualquier cosa, pero no se puede fingir un pensamiento”. A pesar de su aspecto demuestra ser un hombre culto por lo que en su interior subyace la frustrante sensación de lo que podría haber sido si la sociedad en lugar de detenerse en la apariencia externa, hubiera excavado un poco más dentro de él.

Por otra parte, para entender el mensaje, también hay que atender los gestos y acciones como un aparente problema de hafefobia que sufre el protagonista respecto a su madre, rechazando todos los gestos que ella ejecuta de acercamiento. Todo es lenguaje en la película, y a través de ese lenguaje hemos de seguir la trama para entender el final que siempre será nuestro final, el que cada uno entienda para sí. En definitiva, una película singular, para un público restringido pero en mi opinión muy recomendable.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 5,9 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Un atajo imprevisto provoca que una mujer, en plena búsqueda de un modo de romper con su novio, tenga que reconsiderar toda su vida.

Soundtrack en SPOTIFY:
TRAILER OFICIAL
Crítica de Alejando G.Calvo en Sensacine