Olive Kitteridge

Fácil de ver e imposible de olvidar.

Elizabeth Strout, escritora norteamericana nacida en Portland, gano el Premio Pulitzer en 2009 con su novela Olive Kitteridge (no traducida al castellano) cuya acción se desarrolla en Maine, en la costa atlántica del país y narra 25 años de la vida de la mujer que da nombre al título.

Posteriormente la magnífica actriz Frances McDormand cuyo nombre suena especialmente en estos días por el estreno en cines de Nomadland, compró los derechos de la novela para acto seguido presentar el proyecto a HBO, elegir a Jane Anderson para adaptar el guion, a Lisa Cholodenko para dirigirlo y al excelente actor Richard Jenkins como pareja de reparto protagonista, materializándose así la miniserie de 4 episodios de una hora cada uno que mantiene el nombre original de la novela y con la que nos podemos deleitar como no podía ser de otra manera en HBO.

Olive Kitteridge es por lo tanto una miniserie hecha por mujeres, pero no solo para mujeres, que nos describe esa América de la soledad de la que nos hablaba Tennesse Williams y tantos otros escritores norteamericanos de prestigio y aunque no es habitual encontrar a una mujer protagonista tan aparentemente depresiva o desconsiderada a ratos y tan hosca en otros con la propia familia, a la que parece exigir más que a nadie y que hace dudar al marido en un momento dado de que lo vaya a abandonar y se lo pregunta, ella responde «Por el amor de Dios, le das ganas de vomitar a cualquiera” y sigue a lo suyo. No obstante y ahí radica la genialidad de Frances McDormand, además de mostrarnos las características de un personaje así, nos va desplegando, a medida que transcurren las escenas, sus otras muchas cualidades hasta convertirlo en otro ser interesantísimo de explorar hasta el final.

La verdad es que no solo su papel es elogiable, también otros fueron dignos de recibir un merecido Emy, como Richard Jenkins, por supuesto o, John Gallagher dando vida a su hijo de adulto, Jesse Plemons que siempre está bien, Cory Michael Smith en representación ya adulto del hijo de su vecina, ambos afectados por algún tipo de enfermedad mental y Bill Murray. Un elenco de actores que convierten esta serie en una de las mejores, si no la mejor según mi opinión. Y aunque en principio no está anunciado nada más, el hecho de que la escritora haya publicado una secuela, podría dar lugar a que HBO y este equipo se embarquen en algo más posteriormente.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 7,7 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Miniserie de TV (2014). 4 episodios. La protagonista es Olive Kitteridge (Frances McDormand), una profesora de matemáticas de mediana edad que trabaja en un pequeño pueblo de Maine (Nueva Inglaterra) y que está casada con Henry (Richard Jenkins), un farmacéutico de buen corazón. Basada en la novela de Elisabeth Strout, galardonada con el premio Pulitzer. 

SoundTrack Mix en Spotify:
TRAÍLLER OFICIAL

La señora Fletcher

Afrontando el síndrome del nido vacío

Mrs. Fletcher (La señora Fletcher) es una mini serie del género comedia o dramedia que podemos ver a través de HBO, compuesta por 7 episodios de 30 minutos cada uno. Fue creada en 2019 por Tom Perrotta que es además el autor de la novela homónima en la que se basa y quien adaptó el guion y dirigió el primer episodio mientras que el resto fueron dirigidos por Nicole Holofcener.

Se basa en la novela corta del creador de la propia serie que tampoco era ni pretenciosa ni profunda, solo intentaba plantear por separado los desafíos de una madre de 45 años ante el síndrome del nido vacío por la marcha de su hijo veinteañero a la universidad y también lo que para este supone pasar de un entorno adolescente a otro en el que debe configurar de alguna manera su futuro, pero todo ello de manera superficial.

La actriz norteamericana Kathryn Hahn, de conocida trayectoria en teatro y TV, a la que vimos recientemente en «I Love Dick» realizando un excelente trabajo y que en esta ocasión se encuentra también especialmente inspirada, da vida a una mujer de 45 años que se ha pasado los últimos 15 dedicada a atender a su hijo y afrontar la dirección de una residencia de ancianos y que, ante la marcha de este a la universidad, ha de rellenar espacios sola, por llevar separada mucho tiempo y sin apenas vida social.

Pero se encuentra en buenas condiciones físicas y obviamente con deseos sexuales y afectivos que no duda en intentar satisfacer explorando opciones al tiempo que procura deshacerse del rol milf en el que sus amigas intentan incluirla y lo hace con cierto éxito, lo que no sucede con su hijo que se ve abocado a abandonar la universidad donde el primer semestre ha pasado de todo excepto del sexo.

En definitiva una serie solo para entretener que entretiene, pero también pone el foco en algunos aspectos de como preparamos y educamos a nuestros hijos, de la sobre protección y excesiva dedicación que les profesamos, al tiempo que descuidamos nuestro propio bienestar con consecuencias inciertas en ambos extremos.

Cuenta e Filmaffinity con una puntuación de 6,4 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Serie de TV (2019). 7 episodios. Eve Fletcher es una madre divorciada que descubre el mundo del porno en internet cuando se queda sola en casa porque su hijo Brendan se ha mudado para ir a estudiar a la universidad. La mujer, en plena crisis de la mediana edad, trata de reiniciar su vida amorosa y decide adoptar un nuevo rol sexual en su vida, con inesperadas consecuencias.

SoundTrack de la serie en Sspotify:
TRÁILER OFICIAL

Genera+ion

Contra la hetero-normatividad y las expectativas corporales poco realistas

El pasado día 11 llegaron a HBO los primeros episodios de Genera+ion (que no Generation), miniserie dedicada a la Generación Z como lo hicieran otras que le precedieron y que comentamos en este mismo blog: «Sex education«, «We are who we are» o «Euphoria«.

Se anunció que la primera temporada se compondría de 8 episodios y así ha sido, pero de manera irregular, primero 3, luego 2 más y hasta hoy no se pudo ver el octavo, de manera que ya está disponible en su totalidad, habiéndose prometido además una segunda temporada pero sin fecha fijada. En mi opinión lo original del título se debe al interés de los creadores por acotar o enfocar la atención en esa nueva generación de adolescentes más mediáticos aún que el resto de los posmilenial, superinformados, tolerantes y con valores sociales y medioambientales, que todo lo buscan en Google, se comunican a través de WhatsApp y suben sus vivencias a Instagram.

En cuanto a género cinematográfico, quizá se podría decir que se trata de una «dramedia» de y para jóvenes con episodios de menos de 30 minutos, que fue escrita por Zelda Barnz cuando tenía justo la edad de los protagonistas y que con el episodio piloto, consiguió colocar a HBO la serie, dirigida por su padre Daniel Barnz, y producida por Lena Dunham que fue la creadora y protagonista de Girls.

Lo primero que se me ocurre preguntar, en lo que al casting se refiere es ¿De dónde han sacado tanto talento? Esos chicos lo hacen endiabladamente bien. El protagonista es un «queer» que no ha cumplido aún los 20 años y al que da vida Justice Smith, uno de los pocos conocidos, pero todos excelentes actores que lidian con situaciones dramáticas con tono humorístico como el nacimiento de un bebé en el aseo destinado a los «PMR (personas con movilidad reducida)» cuya acción se desarrolla a través de los primeros episodios y que al final los padres adolescentes deciden entregar a un organismo que no hace preguntas para ser adoptado por alguien que según deseos de la madre, debe ser una persona con valores sociales y feministas, que esté en contra de la hetero-normatividad y de las expectativas corporales poco realistas, del racismo sistémico y del abuso a los animales. Ahí es nada poniendo el listón.

Puede que la serie esté pensada para menores del mismo rango de edad que los que salen en ella, pero estoy seguro de que cualquier mayor disfrutará del despliegue de diversidad de género aunque los conservadores católicos no lo pasarán bien, como la madre de los gemelos en la serie (niño-niña) a la que da vida la actriz Martha Plimpton y que se ve morada para admitir que mientras la niña es hetero, su gemelo sea bisexual y le haya quitado el novio a la hermana. En fin, una serie para disfrutar mucho con ella.

SoundTrack de la serie en Spotify:

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 5,7 (aunque solo votaron todavía 70 personas) y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Serie de TV (2021-). La exploración de la sexualidad moderna de un grupo diverso de estudiantes de secundaria, pone a prueba algunas creencias profundamente arraigadas sobre la vida, el amor y la naturaleza de la familia en una comunidad conservadora.

TRAÍLLER OFICIAL

Libertad

Somos la prolongación de nuestro pasado.

El pasado viernes 26 de marzo, se estrenó LIBERTAD en la plataforma Movistar+, el último trabajo de Enrique Urbizu, autor entre otras de «No habrá paz para los malvados» o «Gigantes«. Una historia de bandoleros en formato miniserie de 5 episodios de 50 minutos cada uno, que con guion de Miguel Barros y Michel Gaztambide, se detiene en la vida de Lucía «La Llanera«, una forajida que iniciando el siglo XVIII fue indultada tras pasar 17 años cautiva con el hijo que parió entre rejas. Mientras tanto, el mismo día y en los cines de todo el país se estrenaba una versión homónima, más reducida de 138 minutos, pensada para pantalla grande que no he visto y de la que por lo tanto, no voy a opinar.

Un hombre es ahorcado y desmembrado para que sus trozos repartidos por orden del gobernador sirvan de advertencia. Buena manera de comenzar un Western a lo Urbizu, temporalmente ubicado en una España mal recordada que sin embargo tuvo la oportunidad de cambiar nuestro presente y no la aprovechó.

Se respira algo romántico en los paisajes y las gentes recreadas por Urbizu y algo lírico en los ojos azules de un niño casi recién nacido y ya huérfano en medio de la nada, cuya belleza pueda ser lo único que lo salve si alguien depara en ella, pero no mucho más porque aunque nos evoca los episodios ya viejos de Curro Jiménez que emitió RTVE mediados los 70 y que todavía perduran en nuestro recuerdo, esta no los supera y entretiene menos.

Describe bien aquella época previa a la guerra de la Independencia Española que también pintara Goya con los escopeteros del rey fusilando en los caminos. Decía Pío Baroja que “En buena parte somos la prolongación de nuestro pasado, el resultado de un recuerdo” y nosotros venimos también de esa España que pudiendo haber apostado por la libertad, la igualdad y la fraternidad, optó por apoyar la monarquía.

Aunque el casting está bien, la vestimenta correcta y los escenarios bien elegidos con despliegue de caballos y armas de la época de todos los colores y formas, me ha parecido lenta por momentos y además si yo hubiera tenido alguna capacidad de elegir, no hubiera optado por la valenciana Bebe (María Nieves Rebolledo Vila) para dar vida a La Llanera.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 5,5 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

5 episodios. Una mujer apodada La Llanera sale de prisión tras 17 años. Durante su encierro, ha sido sentada todos los años en el garrote vil e indultada en el último momento. Su hijo Juan nació en la celda y no conoce a su padre, el célebre bandolero Lagartijo. Madre e hijo intentarán vivir la libertad que tantos años les ha sido negada mientras son perseguidos por cuadrillas de bandoleros y escopeteros del Gobernador. Lagartijo, Aceituno y el Gobernador buscan a La Llanera, pero también se buscan entre sí. En la España del siglo XIX no hay sitio para todos, y mucho menos para traidores.

SoundTrack de la serie en Spotify:
TRAILLER OFICIAL

Mis experiencias sexuales con Dick

No puedes amar a no ser que estés dispuesto a destruirte a ti mismo.

También titulada «I Love Dick», nos referimos a una miniserie compuesta por 8 episodios de aproximadamente 30 minutos cada uno que podemos ver en Prime Video. El guion ha sido escrito por Sarah Gubbins y Joey Soloway que además ha dirigido la serie basándose en la novela homónima de la escritora norteamericana Chris Kraus de 1997, que fue catalogada inicialmente dentro del género de autoficción, llegando a ser aceptado así por parte de la crítica no sin cierta controversia, aunque recientemente su autora afirmara que «La autoficción no existe».

La acción tiene lugar en un centro de arte ubicado en Marfa una pequeña y singular ciudad del estado de Texas. Y los actores protagonistas son Kevin Bacon, Kathryn Hahn, Griffin Dunne, entre otros, que a mi juicio llevan a cavo un trabajo excelente.

Hay quien ha querido calificar como feminista tanto la novela como el proyecto de adaptación al medio audiovisual, pero yo estoy más de acuerdo con la opinión que Juan F. Plaza aborda en su blog sobre su carga sexista. Opino no obstante que queda bastante patente el hecho de estar escrito y dirigido desde un punto de vista femenino que no es lo mismo.

Una mujer a caballo de los cuarenta y su marido, ambos sumidos en una sequía sexual y cierto hartazgo intelectual como consecuencia de la frustración al no alcanzar sus propias expectativas, acuden a un seminario que dirige un escultor en la ciudad de Marfa y al que él ha sido becado para una ponencia. Al llegar, quizá porque se había hecho otra idea, se siente un tanto desanimada con lo que ve y porque además, por unas cuestiones de derechos la última película que realizó ha sido rechazada. En ese estado mental conoce a Dick, el anfitrión, un tipo que con atuendo de vaquero pasa ante ella abordo de un caballo. Lo ve como un artista singular que ha logrado el éxito que ella persigue también y piensa que se le niega por el hecho de ser mujer y pronto desata en ella una atracción devastadora, convirtiéndolo en musa (o habría que decir muso) de su inspiración para escribir unas misivas cargadas de erotismo y pasión.

Puede que la serie sea un tanto extraña si lo comparamos con lo que estamos acostumbrados, pero me ha gustado mucho y por lo tanto, la recomiendo encarecidamente.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 6,6 puntos y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

En Texas, un matrimonio en crisis formado por la directora de cine independiente Chris (Kathryn Hahn) y su marido Sylvere se obsesionan con un carismático profesor de nombre Dick (Bacon). A través de esa obsesión, Chris se embarca en un viaje de auto-descubrimiento. 

SoundTrack de la serie en Spotify:
TRAILER OFFICIAL

Nevenka

Primera sentencia por acoso sexual a un político.

Realizada por Newtral y dirigida por Maribel Sánchez-Maroto, el pasado viernes NETFLIX estrenó la docuserie Nevenka, que en la proximidad del 8M cobra más sentido que nunca. Consta de 3 episodios de poco más de 30 minutos cada uno que dejan constancia de cuanto queda por hacer aún en pos de la igualdad de géneros.

El partido popular no se caracteriza precisamente por tener gente preparada en sus filas, normalmente sus peones suelen ser trepas de muy baja formación y ella, Nevenka Fernández era una excepción, estaba formada, era joven, inteligente, atractiva y de firmes convicciones, es decir, una persona que podía resultar peligrosa para tantos casposos que la rodeaban y que poco o nada hicieron para apoyarla, prefirieron denostarla poniendo por encima el prestigio del partido y sus deseos de crecer dentro de él.

Viendo la serie y la actitud de un pueblo secuestrado por un patriarcado latente, recordaba aquella copla baturra que tiene más de un siglo dedicado a la Dolores de Calatayud, en especial cuando Nevenka cuenta con los ojos húmedos por el dolor que prefirió marchar fuera de España porque no le resultaba posible vivir en su propio pueblo, aquel que la vio nacer. Creo que todos deberían ver el documental, en especial los hombres y mujeres de su pueblo y los responsables del Partido Popular pues, aunque no lo reconocerán públicamente, a buen seguro encontrarán muchos motivos para avergonzarse.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 6,6 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Miniserie de 3 episodios. 20 años después de los hechos, Nevenka Fernández habla por primera vez de cuando denunció haber sido acosada sexualmente y tuvo que enfrentarse a su agresor y a toda una sociedad machista. Documental que reconstruye la historia de la primera vez que se juzgó en España a un político por acoso sexual.

TRAÍLER OFICIAL

,

Gangs of London

Comentarios sobre una excelente serie de cine negro.

Gareth Evans y Mates Flannery su director de fotografía de confianza, nos relatan esta historia a través de su artística y maestra cámara. Un derroche de munición sin precedentes, sin embargo, una sola bala que disparó un mindundi en el siniestro pasillo de un edificio de viviendas sociales y que impactó en la cabeza del patriarca de los gánsteres que gobernaban Londres, fue suficiente para que se desatara una tremenda guerra entre bandas de delincuencia organizada. Eso es Gans of London, disponible en STARZPLAY.

El patriarca tenía descendencia y uno de sus hijos, Sean Wallace, al que da vida Joe Cole, el hermano pequeño de Tommy y Arthur en Peaky Blinders, reclama venganza e inmoviliza toda actividad hasta tanto se sepa quien mató a su padre y pague por ello, con lo que eso conlleva en una organización criminal tan compleja que domina todo el abanico delictivo de la ciudad, construcción, servicios y protección.

A partir de ahí, una cámara imposible acompaña en todo momento la acción violenta que se genera, de manera que cada enfoque, cada plano secuencia, cada toma da cuenta al detalle de la acción que se está llevando a cabo como si de un videojuego se tratara. La puesta en escena en ocasiones recuerda las películas del oeste, con sus puñetazos y sillas estrelladas en la cabeza del primero que se mueve, en otras al cine de Bruce Lee con toda clase de coreografías orientales en las luchas de contacto. Se comienza así con puños, navajas y objetos y se termina con lo más sofisticado, pero cualquier técnica de muerte es bienvenida, incluso los machetes de una banda nigeriana que realiza pequeños negocios sobre el terreno. No falta de nada, celos, recelos, traición e infiltrados policiales dentro de este sindicato criminal que ha dejado el patriarca a cargo de sus hijos, desde señores de la droga pakistaníes y señoras de la droga kurdas, mafiosos albaneses y traficantes de mujeres de origen asiático. De todo, pero como procede en una buena película de gánsteres, mucha muerte y venganza insatisfecha.

Aunque la serie pueda no ofrecer nada que no se diera en anteriores películas del género en lo que a trama se refiere, Gareth Evans logra una atmósfera y una acción que nos lleva a otra dimensión, una inyección de adrenalina en cada capítulo nos mantendrá fiel a la serie hasta el final. He disfrutado mucho y la recomiendo si bien, los sensibles a la sangre y la violencia quizá se lo deban pensar.

Los actores me parecen correctamente elegidos, pero sobre todo muy bien dirigidos y no hablaré del final porque nunca hago spoiler, pero diré que es lo suficientemente abierto como para que cada cual pueda reflexionar e interpretar lo que le parezca, porque un denominador común aplicable a todos en la serie es la fuerza de la sangre entendida como descendencia directa o como ideología patriótica y el final no es una excepción.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 7,5 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

9 episodios. Durante 20 años, Finn Wallace (Colm Meaney) fue el criminal más poderoso de Londres. Miles de millones de libras fluyeron a través de su organización cada año. Pero ahora está muerto y nadie sabe quién ordenó su asesinato. el impulsivo Sean Wallace (Joe Cole), con la ayuda de la familia Dumani encabezada por Ed Dumani (Lucian Msamati), toma el lugar de su padre. Si la situación no era ya suficientemente peligrosa, la toma de poder de Sean repercute en el mundo del crimen internacional. Tal vez el único hombre que podría ayudarlo y ser su aliado es Elliot Finch (Sope Dirsù), quien hasta la fecha ha sido un simple perdedor, un esbirro de la organización criminal con un misterioso interés en la familia Wallace. En este contexto turbulento, Elliot se verá transportado al interior de la mayor organización criminal de Londres.

SoundTrack de la serie en Spotify:
TRAÍLER OFICIAL
Alejandro G. Calvo de Sensacine, analiza ‘Gangs of London’