Estoy pensando en dejarlo

La mayoría de las personas son otras personas.

Fotograma del film

Estoy pensando en dejarlo (I’m Thinking of Ending Things) es un surrealista thriller psicológico escrito dirigido y producido por Charlie Kaufman, basado a su vez en la novela homónima del escritor canadiense Iain Reid, que después de pasar por un reducido número de cines estadounidenses, se estrenó internacionalmente en NETFLIX la semana pasada. El casting principal está compuesto por Jesse Plemons, Jessie Buckley, Toni Collette y David Thewlis, y no sabría decir quien está mejor si bien me ha sorprendido Jessie Buckley pero porque no la conocía.

Debería empezar por decir que acaso necesito la ayuda de un psicoterapeuta para alcanzar a entender por qué razón me gusta tanto mortificarme con este tipo de películas, intimistas, existencialistas que a tanta gente incluyéndome entre ellos, deja tan mal cuerpo después de visualizar las dos horas largas que comprende.

Al contrario de lo que ocurre en la mayoría de las películas, donde las escenas van explicando la trama a su paso, en esta los personajes parecen estáticos siendo el tiempo el que pasa, porque Kaufman parece decirnos que un pensamiento puede estar más cerca de la verdad y de lo real, que una acción.

Arranca amablemente, en un día de invierno con un viaje para conocer a los padres del novio de la protagonista, que durante la primera parte, vive un momento de endofasia a través del que vas recibiendo información de la relación existente entre ambos. Durante el resto del viaje y hay que tener en cuenta que buena parte del film transcurre dentro del auto, vamos conociéndolos en parte por sus citas como cuando hacen referencia a la frase de Oscar Wilde: “La mayoría de las personas son otras personas. Sus pensamientos son las opiniones de otro, su vida un remedo, sus pasiones una cita” o a poemas de Wordsworth. Así los diálogos hablan de deseos, frustraciones, nostalgia de momentos deseados que no se llevaron a efecto. Su protagonista, magníficamente interpretado por Jesse Plemons, dice en otro momento “Se puede decir cualquier cosa, se puede hacer cualquier cosa, pero no se puede fingir un pensamiento”. A pesar de su aspecto demuestra ser un hombre culto por lo que en su interior subyace la frustrante sensación de lo que podría haber sido si la sociedad en lugar de detenerse en la apariencia externa, hubiera excavado un poco más dentro de él.

Por otra parte, para entender el mensaje, también hay que atender los gestos y acciones como un aparente problema de hafefobia que sufre el protagonista respecto a su madre, rechazando todos los gestos que ella ejecuta de acercamiento. Todo es lenguaje en la película, y a través de ese lenguaje hemos de seguir la trama para entender el final que siempre será nuestro final, el que cada uno entienda para sí. En definitiva, una película singular, para un público restringido pero en mi opinión muy recomendable.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 5,9 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Un atajo imprevisto provoca que una mujer, en plena búsqueda de un modo de romper con su novio, tenga que reconsiderar toda su vida.

Soundtrack en SPOTIFY:
TRAILER OFICIAL
Crítica de Alejando G.Calvo en Sensacine

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *