The Night Of

Fotograma de la serie

Disponible en HBO esta miniserie de 8 capítulos, poco más de 8 horas de filmación total, es una de las razones por las que sigo pagando la suscripción a HBO a pesar de contar con Netflix y Movistar+, creo que dentro del estilo Thriler dramático solo podría citar a The wire, también disponible en esta cadena, que se pudiera considerar a su altura.

Bajo el excelente guion firmado por Richard Price, novelista urbano norteamericano que además de hacerlo en esta, participó en los guiones de The wire o the deuce; Steven Zaillian ha creado y dirigido la serie, para la que ha elegido un excelente casting, aunque no formen parte de él los famosos y enormemente cotizados actores del cine americano.

Para un elenco de personajes ricos en matices, eligió al excelente actor del circuito independiente, italo-norteamericano nacido en New York John Turturro que lleva a cabo un magnífico trabajo representando a un carismático abogado defensor; al actor británico de origen pakistaní Riz Ahmed representando al acusado; a Bill Camp, un trabajador de los platós al que hemos visto en papeles secundarios, en numerosas series y películas y que en esta hace un excelente trabajo por lo que fue nominado para un Emy, dando vida a un carismático detective de homicidios de la ciudad de New York. Aunque en general todos los actores quedan bien para mi gusto, hay otros como Michael K. Williams, afroamericano que solo recuerdo en The wire y que como en aquella serie, en esta también hace un buen trabajo dando vida a un líder de la prisión.

En una ciudad que sufre numerosas enfermedades sociales como es New York, donde nada es lo que parece, se desarrolla la acción de esta serie que nos permite respirar hasta impregnar todos los poros de nuestra piel, el sistema judicial norteamericano, el penitenciario y la competencia urbana extrema, a través de unos personajes que no son malos ni buenos, simplemente hacen su trabajo como saben o pueden, respondiendo a lo que de ellos exige una sociedad competitiva hasta la extenuación. Pero además, a través de sus calles y las vidas que despliegan los personajes, se puede dar uno cuenta de cuan compleja es su sociedad por la diversidad de razas, religiones, sesgos y costumbres.

Milagrosamente todo es creíble y hasta el último capítulo, como en una genial historia de cine negro cabe prever, no imaginas el desenlace que puede defraudar a algunos, como siempre ocurre, pero todas las historias tienen que terminar y esta también lo hace, intentando poner un hilo de esperanza ante el despliegue desesperanzador que arroja el desarrollo de la trama.

Ya he dicho alguna vez que ignoro por qué razón me gustan tanto los personajes perdedores y los escritores que escriben bien sobre estos como lo hace Richard Price en este caso, pero así es y ahora pasaré a contar las horas hasta encontrar otra película o serie tan buena y pasarlo mal con ella. He disfrutado, he sufrido y me he cabreado, pero no perdí una coma, ni una imagen, ni un sonido, desde el principio hasta el fin.


Cuenta con 7,9 puntos en Filmaffinity y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Miniserie (8 episodios). Después de pasar la noche con una desconocida a la que recoge con el taxi de su padre en Manhattan, el joven paquistaní Naz se despierta y la encuentra apuñalada en la cama. Asustado, el joven huye pero poco después es arrestado y se convierte en el único sospechoso del asesinato… Remake de la serie británica del mismo título.

Banda sonora en Spotify
TRAILER OFICIAL
FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *