SHAMELESS

foto de los actores

Poco se puede decir de “Shameless” que no haya sido ya comentado en los numerosos foros y artículos de internet porque esta serie llamada a ser de culto, ha despertado un interés y seguimiento absolutamente espectacular. Los que la hemos seguido  hemos tenido la oportunidad de ver crecer a una de esas familias por la que a priori no daríamos un céntimo,  al reunir en torno a ellos,  todos los condicionantes de la desestructuración social.

Desde mi punto de vista se trata  de una tragicomedia o un “comidrama” porque no sé cómo expresarlo de otro modo y he terminado de ver la sexta temporada que culminó con Gallagher padre arrojado al río por su propia familia después de que reventara la ceremonia de boda de su hija mayor y el inicio de la séptima que arranca con éste despertando en la sala de urgencias de un hospital de Chicago, vivo, coleando, y con la misma cara dura que ha demostrado hasta ahora en todos los episodios precedentes.

La sexta temporada es quizá más surrealista si cabe y aunque, en realidad, nunca sabes cómo te afectarán las cosas hasta que éstas te afectan, sufres las desgracias a las que se enfrentan los personajes, unas buscadas y otras no tanto, hasta el punto de que al final de cada episodio, piensas que los humanos solo tenemos dos misiones en la vida, la de aprender de los errores  y la de aguantar.

El modo en que se relacionan los personajes sigue siendo una inquietud de los creadores y en esta sexta temporada, por ejemplo, hemos convivido con una relación consentida entre una catedrática y su alumno que solo saltó por los aires cuando transcendió a las redes sociales; la relación homosexual de uno de los Gallagher con un guapo afroamericano hijo de un homófobo pastor; así como un episodio de “maiensiofilia”, una inclinación sexual o sentimental basada en la atracción por mujeres embarazadas; y también, una relación basada en el poliamor entre un heterosexual que por razones económicas o de negocio accede a participar en una relación lésbica compartida.

A pesar de ser menos entretenida, la serie inglesa quizá tenía menos carga ideológica la estadounidense, sin embargo, tiene una carga ideológica acusada que coincide con el pensamiento republicano moderado, haciendo valer conceptos como el de la libertad, la familia por encima de todo, incluida la tenencia de armas, el milagro americano, los peligros de la maternidad temprana y las relaciones libres o a pesar de que todo parezca perdido un ángel te sacará a flote, lo importante es resistir intentando estudiar, formarse, competir y ser honesto.

La serie, visible en Prime VideoMovistar, un remake norteamericano de la serie británica de igual nombre pero mucho más aburrida, y que cuenta las andaduras de la peculiar familia Gallagher, maantiene 7,9 puntos en Filmaffinity y sigue siendo muy recomendable, si bien añadir que la séptima temporada me ha gustado menos y la octava todavía no la vi.

https://youtu.be/Xyus5REdmLI

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *