Entrevías

Mediocridad por bandera.

Miniserie de 8 episodios de 1 hora cada uno, creada por David Bermejo, y Aitor Gabilondo para Mediaset España y protagonizada por José Coronado y Luis Zahera en papeles destacados, dando vida respectivamente a un ferretero ex-militar y a un policía corrupto.

Demasiada puntuación me parece a mí la obtenida por esta mediocre serie en Filmaffinity, en la que a mi juicio solo sale bien parada, la actuación de José Coronado dando vida a un personaje desagradable donde los haya, facha de la vieja escuela, al que solo le falta reafirmarse como votante de VOX. Un fracasado como empresario, como padre y como abuelo, que se ahoga en su propio orgullo. Y la actuación de Luis Zahera, en este caso representando a un policía corrupto, un personaje desdibujado y ruin dotado de una personalidad variable y confusa que solo mira para su ombligo.

A mi juicio los grandes problemas de esta serie comienzan con el guion. Las actuaciones restantes del casting tampoco ayudan y la falta de credibilidad aflora por todas partes. Es una serie creada para Tele 5 donde fue estrenada y de donde habrán salido la mayoría de las votaciones para la clasificación de la serie en la página anteriormente mencionada, porque dudo que se deban a las críticas profesionales.

La serie sigue la línea de otras producciones de los creadores como El Principe, marcando expectativas al final de cada capítulo como enganche para el espectador, que raramente se cumplen. La mayoría de las escenas son en interiores y como serie de acción, lo cierto es que resulta entretenida. Actualmente está disponible en NETFLIX

Cuenta con 5,7 puntos en Filmaffinity y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

8 episodios. Tirso Abantos (José Coronado) es un ex militar que regenta una ferretería de barrio; solitario y poco dado a mostrar afecto, tras un incidente familiar se ve obligado a encargarse durante un tiempo de su nieta Irene (Nona Sobo), una joven de origen vietnamita, contestataria y rebelde a la que la hija de Tirso es incapaz de controlar. El choque entre abuelo y nieta es total y la convivencia se complica desde el primer momento, no solo por el carácter de ambos, sino por las malas compañías que frecuenta Irene en el barrio y por su decisión de fuga, a cualquier precio, con su adorado novio colombiano. En su intento por enderezarla, Tirso se verá forzado a dejar su rutina y se convertirá en un ‘héroe por accidente’ que plantará cara a los pandilleros que se están apoderando de las calles, a sabiendas de que este rol solo le traerá problemas.

https://open.spotify.com/playlist/0vgzRefUfEIpcIoRbHD9Ia?si=b46817e25c084257
BANDA SONORA DE LA SERIE
TRAILER OFICIAL

Dos veranos

El tiempo no cura todas las heridas.

Titulada originalmente Twee Zomers esta miniserie belga de 6 episodios de 45 minutos de duración distribuida por NETFLIX, ha sido creada por Tom Lenaerts y Brecht Van Hoenacker para la TV flamenca.

Se trata de un thriller psicológico bien hecho y con un buen plantel de actores desconocidos para mí, lo mismo que sus creadores. En su afán por tener presencia en todos los países potencialmente comerciales, el gigante del streaming ha decidido distribuir una serie comercial y modesta en cuanto a ambiciones, pero correcta en cuanto a ejecución, dirección e interpretación, que sobre todo mantiene al espectador pegado a la pantalla hasta el final. En consecuencia, está grabada en holandés, subtitulada y doblada. Y lo que es más importante, merece verse.

Al margen de la sinopsis de Filmaffinity que publicamos a continuación, nada más procede decir so pena de caer en spoiler.

Cuenta con una puntuación de 6,3 en Filmaffinity y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Serie de TV (2022-). Un grupo de amigos se reúne treinta años después de que uno de los integrantes muriera en un accidente. Unas relajantes vacaciones se convierten en una pesadilla, cuando algunos de los amigos son chantajeados con imágenes de esa terrible semana hace tres décadas.

BANDA SONORA DE LA SERIE
TRAILER OFICIAL

Ariaferma

Cine argumental sin adrenalina.

Película italiana estrenada en los cines de aquel país en octubre del pasado año y llegada a España recientemente vía streaming a través de FILMIN. Ha sido dirigida por Leonardo Di Costanzo, siendo también autor del guion, junto a Bruno Oliviero y Valia Santella.

Se trata de un drama carcelario, no al uso, en el sentido de adolecer de la acción y violencia que se acostumbra a exhibir en ese tipo de cine. Por el contrario, es un filme argumental con poca adrenalina, pero interesante donde los haya, tanto por el relato en sí, como por su ejecución.

Sin embargo, resulta triste pensar el poco público que hoy en día está dispuesto a devanarse el cerebro con un cine tan profundo y tan próximo al teatro dramático clásico, lo que se suele traducir en una baja taquilla. Esto obliga a destacar su mayor atractivo: No es un cine pensado para todo el mundo.

La trama, bien explicada en la sinopsis de Filmaffinity, se basa en un hecho concreto a la vez que ficticio según el cual, una vieja y lúgubre prisión que ha sobrevivido, dentro de la precariedad del sistema penitenciario, gracias al mantenimiento, y las pequeñas reformas a que fue sometido, va por fin a ser desalojado y los funcionarios se encuentran al principio del filme, celebrando este hecho. Sin embargo, la directora les anuncia en ese mismo momento que por cuestiones burocráticas, para 12 presos no hay plazas en el penal al que va destinada la mayoría hasta dentro de unos días, cuya cuantía no se puede concretar y al efecto, ha dispuesto que se queden unos cuantos funcionarios al cuidado de ellos durante ese tiempo. La película de 117 minutos de duración relata lo acontecido esos días, y la transformación de las conductas cuando la proximidad de carceleros y reclusos se estrecha y surge la parte humana de los hombres.

Cuenta con un plantel extraordinario de actores, encabezado por dos monstruos italianos de la interpretación: Toni Servillo (La grande bellezza) y Silvio Orlando (The Young Pope), ambas de Sorrentino, aunque ellos mismos reconocen en una entrevista que nunca trabajaron juntos hasta en esta ocasión. Tan solo el duelo dialéctico y escénico planteado entre los personajes por ellos representados, el primero funcionario y el segundo recluso, ya justifica por sí mismo ver la película.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 6,6 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Una antigua prisión del siglo XIX, ubicada en una zona inaccesible e indeterminada del territorio italiano, está siendo abandonada. Por problemas burocráticos, los traslados están bloqueados, y quedan alrededor de una docena de presos, con pocos agentes, esperando nuevos destinos. En esa atmósfera extraña, poco a poco, las reglas parecen tener cada vez menos sentido, los protocolos se relajan y se vislumbran nuevas formas de relación entre los hombres que allí quedan.

BANDA SONORA DE LA PELÍCULA
TRAILER OFICIAL SUBTITULADO

Minx

Ágil, agradable, divertida y humana.

De 10 episodios de 30 minutos, o lo que es lo mismo, 5 horas de grabación, perfectas para un maratón dominguero de televisión, se compone esta serie de comedia norteamericana escrita y dirigida por Ellen Rapoport con la ayuda de Rachel Goldenberg, estrenada en HBO esta primavera.

Se trata de una de esas joyitas con las que nos obsequia de cuando en cuando la cadena de pago por visión, que protagonizan  Ophelia Lovibond y Jake Johnson en los principales papeles, pero acompañados por un excelente elenco de actores, que dan vida a personajes de lo más diversos que pueblan la redacción de Minx, la revista motivo principal de esta serie.

Existe en la realidad una revista para adultos en EE.UU. que fue fundada en 1973, destinada a la mujer heterosexual y  gays, que nació como respuesta a las revistas para adultos masculinas y que aún se edita (Playgirl ), sin embargo, aunque la creadora de Minx se pudiera haber inspirado en ella, la serie que comentamos es pura ficción, de forma que crea un ambiente setentero, pero con situaciones y diálogos más propios de la era actual.

La serie cuenta la historia de una chica feminista, recién salida de una universidad privada exclusiva para mujeres, que tiene entre manos el proyecto de lanzar una revista para el público femenino que plante cara al hetero patriarcado. Pero en un mundo dirigido por hombres no encuentra el editor adecuado hasta que topa con uno de revistas porno habituales para hombres, que está dispuesto a apoyarla si admite incorporar desnudos masculinos a sus sesudos artículos reivindicativos, sustentados en la promoción del matriarcado.

Además de inteligente y ágil, la serie resulta agradable, divertida y humana. Con situaciones brillantes, como la escena en la que un modelo masculino, bellísimo, cruza desnudo la redacción de la revista, con su atributo masculino de más de veinte centímetros al aire y mascullando frases en favor del matriarcado. He visto más falos de todos los tamaños, formas y edades en esta serie que en el resto de películas y series que haya podido visualizar en toda mi vida, pero ninguna escena resulta pecaminosa, obscena u oportunista, todo sucede de una manera natural y desenfadada, sin segundas intenciones y sin apenas sexo. En definitiva, una serie recomendable para pasar una divertida y agradable velada.

Cuenta con una puntuación de 6,9 en Filmaffinity y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

En Los Ángeles de los años 70 Joyce (Ophelia Lovibond), una joven feminista, muy seria, decide unir fuerzas con un editor y publicista de poca monta (Jake Johnson) para crear la primera revista erótica para mujeres.

BANDA SONORA DE LA SERIE
TRAILER OFICIAL

Miedo al miedo

Mejor morir de pie que vivir arrodillado.

Hoy he desayunado escuchando de fondo dos noticias que parecen contradictorias. Por un lado, y probablemente, a consecuencia de una buena gestión del ejecutivo, «El mercado laboral supera por primera vez los 20 millones de afiliados en un abril de récord de contratos indefinidos«, y otra, según la que una encuesta indica que la unión de escaños obtenida en unas supuestas elecciones que se celebraran hoy, la derecha junto a la ultraderecha se haría con el poder. Una de dos, o a las encuestas las carga el diablo, o los españoles seguimos teniendo la mala praxis de pegarnos un tiro en el pie.

Decía la actual Ministra de igualdad de nuestro gobierno de coalición, doña Irene Montero, en entrevista que se le hizo en La Fábrica, que el poder, no importando en qué posición política nos encontremos, envía mensajes constantes recordando que tú no lo tienes aunque hayas sido elegido democráticamente. Lo hacía, intentando alcanzar una explicación al acoso sufrido por ella y su familia durante mucho tiempo, protagonizado por unos descerebrados carentes de argumentos (algunos militantes y figuras de VOX) que, ante su casa e impunemente, lanzaban proclamas fascistas todo el día.

Lo recuerdo hoy que está en boca de todos «Pegasus«, un spyware desbocado que nadie parece controlar y que ha conseguido infectar los móviles de numerosos políticos en medio mundo. Supuestamente, los israelíes, propietarios del software, solo se lo venden a gobiernos, tiene bemoles la cosa. Se ve que el poder ha puesto en marcha un nuevo ventilador del miedo y la sospecha.

Tener miedo al miedo es lo último que nos puede pasar, decía Julia Otero a Jordi Ébole en una reciente entrevista emitida por la Sexta. Esto lo dice una extraordinaria periodista, de trayectoria intachable por la que ha pasado el rodillo del cáncer y también el rodillo del poder cuando fue expulsada de la televisión pública por intereses políticos, encontrándose en el gobierno de España, Jose María Aznar, al que ella no culpa directamente, pero yo sí. Aunque no fue este el único affaire que sufrió.

Cuando Onda cero pasó a ser propiedad de telefónica, dirigida por un amigo de Aznar y hago este apunte porque en ciertas cosas no creo en la casualidad. Fue sustituida, a pesar de ser líder de audiencia, por la también periodista  Marta Robles, al frente de Julia en la onda, con el argumento de que su programa era demasiado «elitista» e «intelectualmente elevado» haciendo, con ello, flaco favor a las dos. A una expulsándola por inteligente e independiente y a la otra incorporándola por tontina y domesticable.

Cuando yo tenía 20 años era razonablemente feliz y no por lo que lo son algunos chicos y chicas hoy. No precisamente por obtener muchos likes en las redes sociales, tampoco había móviles, ni nada que hiciera sospechar que los llegaríamos a tener. Militaba en una célula de izquierdas que luchaba activamente contra el dictador y en favor de la democracia y nuestros ojos con frecuencia miraban hacia EE.UU. como portador de libertades. Por aquel entonces se escuchaba que allí, habían conseguido despenalizar el aborto y el personal femenino de nuestros grupos de lucha estaban alborotados, lanzaban proclamas en la intimidad contra el patriarcado, porque lo de salir a la calle para hacerlo fue mucho más tarde. Solíamos decir que todas las modas comienzan en aquellos lares, pero terminan llegando al resto del mundo occidental, por lo que 50 años más tarde, o sea hoy, todo sería maravilloso.

Desde el mismo lugar, nos llegan hoy vientos de miedo y retroceso de libertades que también se sienten aquí en muchos órdenes y por ello no dejo de pensar en la frase de Julia Otero y me pregunto si yo terminaré por sentir el miedo al miedo del que nunca fui cautivo.

La chica de Oslo

Previsible y convencional

Como Fauda, comentada aquí días pasados, la serie Bortført (secuestrado), que para el mundo hispano se ha traducido como «La chica de Oslo», ha sido creada dentro del contexto del conflicto árabe-israelí. Se compone de 10 episodios de 35 minutos y fue producida conjuntamente por las cadenas privadas TV2 de Noruega y Hot de Israel.

Se trata de un thriller político de ficción, creado por Kyrre Holm Johannessen y Ronit Weiss-Berkowitz, autores del guion y dirigido por Stian Kristiansen y Uri Barbash. Se estrenó en abril del pasado año en la TV2 noruega y está disponible desde diciembre en NETFLIX. Su casting está compuesto por:  Anneke von der Lippe, Andrea Berntzen, Amos Tamam y Raida Adon.

Una joven noruega viaja sin conocimiento de sus padres a Oriente próximo y es secuestrada por el Dáesh con el objeto de chantajear al gobierno de Israel. Su madre, desesperada, viaja hacia allí con la intención de liberarla. Para ello cuenta con ayuda de viejos amigos a los que conoció con motivo de los Acuerdos de Oslo en los que participó. Ese es el fundamento de la serie. Un planteamiento que resulta creíble e intrigante a la vez, por lo que engancha de inmediato. No obstante, y a pesar de que la serie mantiene un constante suspense, a medida que avanza la trama resulta menos creíble. Bien filmada y con unos personajes que resultan atractivos, los sesgos y clichés se van apoderando de la serie haciendo cuestionables sus giros y desembocando en un final convencional en el que los buenos salen bien parados y los malos malísimos mueren o pagan un alto precio. A lo mejor soy en exceso exigente y por ello, acaso, para los amantes de este subgénero de suspense político, resulte atractiva.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 5,6 y una escueta SINOPSIS que dice lo siguiente:

Serie de TV (2021-). Cuando secuestran a su hija, una diplomática noruega viaja a Oriente Medio decidida a liberarla con la ayuda de unos viejos amigos.

TRAILER OFICIAL

Abstención-Normalización

Futuro tan incierto como no deseado

Se sienten suspiros de alivio, sobre todo en la izquierda, pero también en la derecha moderada. No entiendo ninguno, estas elecciones solo indican que la cosa va empeorando de manera progresiva, lenta pero sin pausa. Como indica la propia candidata extremista Le Pen, ellos han alcanzado techo en una Francia que siempre votó al centro-izquierda, aunque yo pienso que en realidad han alcanzado el verdadero triunfo en lo que se refiere a la normalización de las posiciones ultras.

El sistema electoral francés de la segunda vuelta, cuando los elegidos para la presidencia son solo dos y están tan juntos en cuanto a posibilidades, es casi una lotería porque cabe preguntarse ¿qué hubiera pasado si todos aquellos que le votaron el domingo y que no le tragan, hubieran decidido al final, quedarse en casa por envidia, cabreo etc. como hicieron tantos otros que no movieron el culo del sofá? Pues que hoy los alivios serían lamentos y Macron pasaría de rey a villano.

Francia representó siempre para el resto de Europa el reservorio de Libertad, Justicia y Fraternidad, pero sobre todo para los españoles por razones de proximidad. Algunos interiormente sentíamos el pálpito de que si la cosa se ponía mal, cruzar los Pirineos no era tan difícil. Eso o, sobre todo, después del 74, cuando tuvo lugar la Revolución de los claveles, nuestra valiente y amable Portugal era y sigue siendo otra opción.

No es lo mismo que un país como Hungría caiga en manos de los ultras. Si Francia lo hace, la normalización será general y detrás irán otros países. Así, después de que los cabreados y antisistema comprueben las consecuencias del desatino, no habrá otra opción que comenzar de cero y partirnos la cara.