Lincoln

Largometraje dirigido por Steven Spielberg con guion de Tony Kushner, basado en una parte de la biografía escrita por Doris Kearns Goodwin y estrenado en el año 2012.

Pero Abraham Lincoln, además de dar título a esta película, fue ante todo el decimoséptimo presidente de los Estados Unidos de América y que nacido en 1809, ejerció como presidente electo desde el 4 de marzo de 1861 hasta su muerte en 1865, como consecuencia de un atentado con arma de fuego y que a juzgar por lo que hizo durante su mandato y los motivos que le movieron a hacerlo, se podría decir, utilizando las mismas palabras de mi profesora de historia en el bachillerato, cuando le pregunté por qué lo habían asesinado. Murió –me dijo– por ser un hombre bueno, no se me ocurre otra cosa que decirte, ya que explicarlo bien es complicado, nos alargaríamos y no es el momento.

La película resulta un poco oscura y complicada de entender al principio, sobre todo por el convulso manejo del aparataje parlamentario estadounidense pero a medida que avanza, se impone ese magnífico lenguaje visual que con tanta maestría sabe desplegar Steven Spielberg, llegando a resultar impresionante, poderosa y conmovedora como afirmara Voyero en su columna de El País en 2013 cuando llegó a Europa. La duración es de una hora y cincuenta minutos y está disponible en HBO.

Fue galardonada con dos Oscar, a la dirección artística y a su protagonista el actor londinense nacionalizado irlandés Daniel Day-Lewis que ejecuta un magnífico trabajo aunque el resto del elenco de actores está igualmente bien para mi gusto, en especial Tommy Lee Jones, conocido como el alguacil de El Fugitivo y Sally Field como la esposa de Lincoln.

Por temor a hacer spoiler, solo me gustaría añadir que la escena de la discusión parlamentaria previa a la votación de la decimotercera enmienda y algunas escenas intimistas con su mujer, sus hijos y algunos colaboradores, no tiene desperdicio.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 6,3 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

En 1865, mientras la Guerra Civil Americana se acerca a su fin, el presidente Abraham Lincoln propone una enmienda que prohíba la esclavitud en los Estados Unidos. Sin embargo esto plantea un gran dilema: si la paz llega antes de que se apruebe la enmienda, el Sur tendrá poder para rechazarla y mantener la esclavitud; si la paz llega después, decenas de miles de personas seguirán muriendo en el frente. En una carrera contrarreloj para conseguir los votos necesarios, Lincoln se enfrenta a la mayor crisis de conciencia de su vida.

BANDA SONORA en Spotify
TRAILER OFICIAL
ENTREVISTA STEVEN SPIELBERG

Generation kill

Mini serie disponible en HBO, compuesta por 7 episodios de una hora aproximada de duración, que aporta sobre la guerra de Irak un punto de vista muy diferente al obtenido a través de la prensa y las televisiones. Está basada en el libro homónimo de Evan Wright que trabajando como reportero para la revista Rolling Stone, se incorporó al 1er Batallón de Reconocimiento de la Infantería de Marina de los Estados Unidos durante las primeras etapas de la invasión de Irak en 2003.

Decidí verla tímidamente porque el género bélico no es mi preferido pero el equipo que estaba detrás me animaba a hacerlo. Son autores del guion David SimonEd Burns y el propio Evan Wright y efectivamente, no solo no me defraudó sino que ya se encuentra en mi memoria dentro del departamento de joyas cinematográficas. Se filmó en Sudáfrica, Namibia y Mozambique. Fue producida por David Simon, Ed Burns, Nina K. Noble, George Faber y Charles Pattinson, y protagonizada por Alexander Skarsgård, James Ransone, Stark Sands, Jon Huertas y Lee Tergesen.

Creada en clave documental y dirigida fundamentalmente al público norteamericano, intenta dar una imagen sin sesgos ideológicos, cuanto menos próxima a la realidad en el mismo punto donde tiene lugar el conflicto bélico y con ello, una patada en la mismísima conciencia del pueblo estadounidense. Y no puedo entender como la televisión pública española no ha comprado los derechos de emisión, cuando tanto yo como muchos otros españoles nos manifestamos contra la guerra de Irak por todas las ciudades españolas y nos merecemos ver esta serie en abierto.

Solo añadir sin caer en espoiler, que al final del último episodio, prácticamente iniciando los títulos de crédito se escucha de fondo el final del tema de Johnny Cash, The Man Comes Around, y se escucha justo aquella estrofa que dice «Y oí la voz del cuarto superviviente, apareció sobre un caballo pálido y el jinete que lo montaba se llamaba muerte y el infierno lo seguía de cerca» y que una vez terminada, repetí un par de veces mientras me recreaba pensando en las imágenes que había visto de la serie.

Programa de la serie

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 7,6 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Miniserie de TV de 7 episodios del creador de la prestigiosa «The Wire», basada en un aclamado libro de Evan Wright, que trata sobre un batallón de marines en la guerra de Irak, y centrada en el relato de un reportero de la revista Rolling Stone incrustado en un pelotón de marines durante el asalto a Bagdad en el año 2003.

Banda sonora en Spotify:
TRAILER OFICIAL

En fila india

En fila india o de a uno, así nos va situando el tiempo ante la puerta figurada de la muerte, poco importa cuantos proyectos queden pendientes, iniciados, por iniciar o en un futuro ilusorio, solo permaneceremos en el recuerdo de aquellos que en alguna medida formaron parte de nuestra vida, por los proyectos culminados.

Vicenta Aurina García Alonso, más conocida como Tina ó Yakitinina era una poetisa quirosana, de Proaza para más señas, una mujer sencilla, autora de poemas dedicados a su niñez, a las escenas cotidianas, a los animales domésticos, las gallinas, su gato y otros, y a la que conocí a través de los maratones de poesía que la red de bibliotecas de Oviedo estuvo organizando hasta ahora en el centro social El Cortijo de La Corredoria.

Con Yakitinina en presencia bibliotecaria de El Cortijo

Mis poemas no valen mucho, solía decir y me dijo, la tarde que me dedicó su último poemario que reposa en mi estantería y al que regreso a ratos. Nos habíamos conocido aquella misma tarde pero la sentía cercana. Estaba con Raquel su hermana que caminaba siempre a su vera y a la que continuamente abrazaba con la mirada y con los gestos.

Este año no se pudo celebrar por culpa de la pandemia el maratón de poesía en nuestro barrio y por eso no la eché en falta. Sabía de su lucha contra el cáncer porque la seguía a través de las redes sociales pero hasta hoy no supe que en abril pasado nos dejó para siempre.

Con ella se fue también la posibilidad de disfrutar de nuevos poemas, sencillos y escritos con el alma, con esa mirada humana y sencilla que dejaba reposar sobre las cosas y los animales como el que dedicó a “Lola”, Lola la perrita de mi amiga Bea, a la que también conocí en las tertulias de novela negra que organizábamos en la biblioteca de La Corredoria y a la que ambos pertenecíamos, no sé si pertenecemos aún, porque todo parece haberse detenido, casi muerto.

Lola la de Bea

Bea viaja con Lola,
siempre en fines de semana.
Voltea contenta su cola
sube al coche como humana.


Unas veces va dormida
o mira por la ventana.
Va soñando con comida
y con gatos que amilana.

Salen de Oviedo a Salcedo,
pasan por Trubia y Proaza.
Cruzan algún Castañedo,
Lola a una ardilla amenaza.

Se llena de adrenalina
cuando están llegando a casa.
Mira si hay una gallina
y corriendo la repasa.

Bea se fue al catecismo
tuvo que llevarse a Lola.
Otra vez pasa lo mismo
no puede quedarse sola.

Y calladina en la iglesia
empezó como a pensar…
«A ver si Dios tiene amnesia
y me puede perdonar
los sustos que le metí
al gatín de la vecina,
estrés al que sometí
a aquella pobre gallina.»

Con las patas delanteras
reposadina en el suelo,
Lola rezó a su manera
hoy´ta más cerca del cielo.
Se apropió y no titubea
de su dueña y trae cola.
Sigue llamándose Bea,
pero Bea la de Lola.


Tina Alonso

Ayer no termina nunca

Ayer no termina nunca es el título de una película de poco más de hora y media, escrita dirigida y producida por Isabel Coixet, recientemente reconocida por el Ministerio de Cultura con el Premio Nacional de Cinematografía; e inspirada, según afirma la propia autora, en la obra «GIF» de la escritora holandesa Lot Vekemans. La película fue estrenada en 2013 y actualmente está disponible en NETFLIX. Además me gustan sus únicos actores, Javier Cámara y Candela Peña que está magnífica

Puede resultar tediosa al principio y acaso un poco deprimente al final pero una de las cualidades de esta estupenda directora que me comenzó a interesar desde «La vida secreta de las palabras«, es su manera de contar las historias, y que en este caso, con un escenario tan impersonal como gris y una fotografía en blanco y negro, parece querer dejar claro desde el inicio, que lo importante son las palabras, los gestos y los silencios.

Los diálogos cargados de intensidad nos hablan sobre la ausencia, la pérdida irremplazable, el dolor no compartido, la actitud ante la falta de valentía para asumir las promesas porque todos somos cobardes pero unos más que otros. Somos proclives a huir del dolor de los otros, a poner tierra de por medio para no respirar la atmósfera que impone la cuarentena psíquica ante un suceso tan terrible como la perdida de un hijo. Nuestros recuerdos están plagados de palabras no pronunciadas por falta de oportunidad o valentía y de arrepentimiento por lo que hicimos a pesar de no quererlo hacer.

Programa de la peli

Cuenta con una puntuación en Filmaffinity de 5,1 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

En el año 2017, en una España hundida por la crisis, una pareja se reencuentra en Barcelona tras cinco años sin verse. Se habían separado después de haber perdido a su hijo por una negligencia hospitalaria fruto de los recortes. Él había emigrado a Alemania, pero ha vuelto. 

TRAILER OFICIAL

Llegar a ser Dios en Florida

De 10 episodios de aproximadamente una hora cada uno, se compone la primera temporada (se encuentra una segunda temporada en marcha) de esta serie de humor negro norteamericana, visible en Movistar+ y que originalmente se tituló On Becoming a God in Central Florida.

Es difícil estar triste cuando haces algo por alguien, dice uno de los personajes de la serie, lo mismo que es difícil no enamorarse de esa mujer y su bebé, Krystal Stubbs, su protagonista, a la que da vida de manera soberbia la actriz estadounidense Kirsten Dunst, sobre la cual recae el peso del casting.

La comedia entretiene y mantiene pendiente al espectador de principio a fin, alternando situaciones cómicas con momentos dramáticos o incluso trágicos sin perder nunca el hilo de la trama, la tiranía piramidal como argumento del milagro americano, estructura empresarial basada en marketing multinivel que proliferó en los años 90 que es cuando se desarrolla la trama en Florida.

Producida por George Clooney y la propia actriz protagonista, son sus creadores y guionistas, Robert Funke y Matt Lutsky, encargándose de la dirección Yorgos Lanthimos.

¿Qué es Norteamérica más que el hogar de los valientes y la tierra de los millonarios y qué es más norteamericano que tener tu propio negocio? afirman los que defienden el sistema multinivel. Pero es destacable que aun cuando de algún modo, la serie denuncia a las empresas multinivel, que nacieron en aquel país pero que en el nuestro también llegaron a ocupar un espacio en el mundo empresarial y que todavía operan como Amway, Avon o Herbalife, no carga especialmente las tintas y si hace un buen seguimiento de su manera de operar y de como se aprovechan del deseo de prosperar de individuos con dificultades, perdidos en la mediocridad de las estructuras empresariales convencionales y que a la postre solo consiguen empeorar su situación.

Programa de la serie

Cuenta en Filmaffinity con una valoración de 6 puntos y su SINOPSIS dice así:

La historia se sitúa a principios de los años 90 y cuenta la historia de Krystal Gill, una mujer trabajadora que, como muchos americanos, cobra el salario mínimo. Trabaja en un parque acuático de Orlando y sobrevive gracias a su marido, un fuerte apoyo para ella. Sin embargo, la tragedia la alcanza cuando se queda viuda y prácticamente en la calle. Cobrando lo que cobra no puede permitirse vivir como estaba acostumbrada, así que debe buscar su propio camino e intentar alcanzar el famoso «sueño americano». Eventualmente, escala en las filas de Founders American Merchandise: el esquema piramidal multimillonario que llevó a su familia a la ruina.

Banda sonora en Spotify
TRAILER OFICIAL

Show me ha hero

Show me ha hero (Muéstrame un héroe) es una miniserie compuesta por 6 episodios de menos de una hora cada uno, disponible en HBO que narra la historia del alcalde más joven de una gran ciudad en el estado de New York y que según la cadena se inspira en hechos reales. Y es que la obra está basada en el libro homónimo de la escritora del New York Times, Lisa Belkin, que recoge los hechos acaecidos en un barrio de clase media norteamericana.

David Simon no se caracteriza por ser original en cuanto a la elección de nombres o títulos para sus series, pero si por ser un excelente creador de la escenografía coral necesaria para el magnífico relato de una historia

Esta miniserie, creada y escrita por David Simon y William Zorzi, y dirigida por Paul Haggis, recuerda en todo el estilo característico utilizado en The Wire, en el cual a partir de un hecho como el de construir 200 viviendas sociales para personas desfavorecidas en una ciudad con predominio de clase media, crea un buen número de mini historias, desde la propia del alcalde demócrata y su oposición republicana, hasta el de personas beneficiaras de las casas, y ciudadanos de toda índole e ideología para conseguir una atmósfera que absorbe al espectador.

Creo que es muy recomendable no solo para entretenimiento sino como ayuda a la hora de entender las tremendas luchas internas en partidos e instituciones que son necesarias para acometer empresas que de algún modo van a producir cambios en los aspectos demográficos, culturales, incluso estéticos en una ciudad. El casting, otro aspecto que nunca descuida David Simon, está plagado de buenos actores poco conocidos que en este caso también hacen una buena labor.

Show me ha hero

Cuenta con una puntuación de 7,5 puntos en Filmaffinity y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

Miniserie de 6 episodios en la que el creador de ‘The Wire’ explora las nociones de hogar, raza y comunidad a través de las vidas de burócratas, activistas y ciudadanos de la ciudad de Yonkers, en el estado de Nueva York. Nick Wasicsko, el joven alcalde de dicha ciudad, se deberá enfrentar a una orden judicial que le obliga a construir un grupo de viviendas para familias sin recursos en los barrios blancos. El proyecto dividirá a la ciudad.

TRAILER OFICIAL

Cumbre banderil

Comienzo a aborrecer esa crítica superficial pero continua que se hace a Ayuso y que la prensa alimenta sacando las cosas de contexto, para que todo pase por no ser más que una anécdota, cuando estamos hablando del bienestar de los ciudadanos, pero también de cumplir con el deber de amortizar el sueldo generoso que reciben y su proyección como político, una figura laboral favorecida por privilegios como las puertas giratorias por lo que se podría afirmar que los dos protagonistas de la cumbre banderil en Madrid pueden presumir de tener el futuro resuelto hasta que llegue el momento de su muerte.

La Sra. Ayuso puede ser tan mal presidenta para la Comunidad Autónoma madrileña como mal alcalde pueda ser el Sr. Canteli para Oviedo, salvando las distancias y con razonamientos diferentes pero la culpa de que accedieran al cargo y lo peor, que se mantengan en él, no es de ellos sino del Partido Popular porque nuestro sistema político se apoya en una estructura de partidos monolíticos que se rigen por un sistema vertical con culto al indiscutible líder y me resisto a pensar que no había otros posibles dirigentes para regir la comunidad madrileña, mejor formados y más eficientes, o candidatos a alcaldes (a más de uno conozco) dentro del propio partido popular que hubieran sido mucho mejores alcaldes o alcaldesas para Oviedo que nuestro decrépito edil.

Pero además, este alarde de banderas y símbolos para tratar de lo que se está convirtiendo en un asunto de estado y con la que está cayendo en cuanto cifra de fallecidos y descontrol del sistema sanitario, me parece tan excesivo y fuera de bolos que me avergüenza haberlo vivido y de paso haber escuchado tal colección de despropósitos.

Si alguien llegó a pensar que la pandemia obligaría a juntar el hombro a nuestros políticos para acordar soluciones generosas e imaginativas, ya sabe que estaba equivocado, que esto no será posible mientras los partidos ganadores en las urnas, elijan representantes manejables, manipulables e ineptos que difícilmente puedan hacer sombra a sus dirigentes.