ME LLAMO MUHAMMAD ALI

Cassius Clay

Me llamo Muhammad Ali” es el título del documental de la HBO referido al triple campeón del mundo de boxeo en la categoría máxima de los pesos, nacido como Cassius Marcellus Clay, Jr., y conocido por algunos, sobre todo al principio de su carrera pugilística, como Cassius Clay.

El documental, que cuenta en Filmaffinity con 7,7 puntos, se compone de dos episodios de más de una hora, con declaraciones suyas, la exposición de su forma de pensar y su posicionamiento político, así como vídeos sobre su vida y también de sus peleas o al menos de las más significativas.

Estoy absolutamente en contra de la práctica del boxeo tanto profesional como amateur. Si de mí dependiera lo prohibiría como ya lo han hecho en Noruega, Suecia o Islandia. Lamentablemente en nuestro país, ni siquiera se ha abierto un debate al respecto a pesar de que la comunidad científica parece haber llegado a un consenso en cuanto a las consecuencias de su práctica, que se pueden resumir en el hecho de que entre el 40 y el 80 por ciento de los profesionales sufren encefalopatías crónicas traumáticas o que al 17% de ellos terminan por presentar síntomas de la enfermedad de Parkinson, como le ocurrió al propio protagonista de esta historia.

Pero esto no fue siempre así, de hecho fui seguidor de todas las categorías del boxeo a nivel local, nacional e internacional y en mi juventud seguí combates, incluso en directo, de púgiles importantes como Fred Galiana, Miguel Velazquez o Pedro Carrasco por mencionar algunos, siendo mi propio hermano boxeador amateur. No obstante como me quité del tabaco y otras hierbas, también lo hice del boxeo cuando llegué a la conclusión de que un deporte consistente en que dos tipos suban a un cuadrilátero a destrozarse la vida para disfrute de unos cuantos tontos como yo, no se podía considerar ni deporte ni nada. Y como no podía ser de otro modo, también seguí tanto las peleas de Cassius Clay como sus andanzas, leía todos los artículos que se escribían sobre él, sus inclinaciones políticas porque me parecía un hombre inteligente, educado y con sentido del humor cosa que no era habitual entre los que practicaban la disciplina.

Pero Classius Clay o Muhammad Ali como se hacía llamar a partir de establecer contacto con la comunidad musulmana, era mucho más que un gran campeón. Nació en 1942 en Louisville, Kentucky en el seno de una familia muy humilde y desde chico desarrolló conciencia de a qué clase pertenecía reconociéndose dentro de un estrato social denostado y discriminado por la comunidad blanca lo que despertó en él un aire reivindicativo que se extendió a toda su actividad, incluso la deportiva.

Mantuvo estrechos contactos con Malcolm X y con Martin Luther King, ambos asesinados, verlo es lo que hace tan interesante el documental y esta, a modo de ejemplo de su actividad social y política, es una de las proclamas con las que se dirigía a la comunidad en defensa de los Derechos Civiles:

Llegamos encadenados. Undidos en la miseria. Nuestro sufrimiento y dolor forma parte de la historia.

Llegamos encadenados, no lo olvidéis, porque eso es lo único que explica nuestra situación actual.

Llegamos encadenados. Llegamos como un botín andante para aumentar vuestras riquezas. Hemos prosperado a pesar de la opresión.

Llegamos encadenados y la sangre que derramamos y las gotas de sudor, mancharon la nación que ayudamos a construir.

Llegamos encadenados, no nos ofrecimos a venir, y aún no nos hemos librado de esas cadenas.

Llegamos encadenados. Os pido que nos liberéis, aunque no os resulte rentable porque eso no es excusa.

Llegamos encadenados, ¿Quien dará la cara hasta que todos recuperemos la libertad perdida?

Llegamos encadenados y ahora depende de vosotros volarme la tapa de los sesos o librarme de mis cadenas.

TRAILER OFICIAL
FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *