LA EQUIVOCACIÓN

Aunque solía tener presente aquel verso del que Sabina se apropió: “Donde fuiste feliz alguna vez, no debieras volver jamás” que formaba parte del poemario de Félix Grande, no sin reticencias, hacía ya casi un año que Cecilia había decidido volver a su ciudad natal, aquella en la que vivió una infancia tan feliz.

Santander era una ciudad que le servía de referencia para todo y para nada a la vez, le parecía única y maravillosa pero pequeña, vulgar y provinciana a la vez. En realidad había nacido en Camargo un pueblo cántabro carente de singularidades si excepcionamos sus canteras pero cuando contaba apenas dos años sus padres decidieron o se vieron obligados que tanto da para el caso que nos ocupa, a trasladarse a la capital.

Nunca hay una sola razón para hacer lo que hacemos siempre es una acumulación de circunstancias las que rodean la decisión última y la primera de ellas fue que Madrid no la trató bien y a pesar de que intentó encontrar un trabajo que la satisficiera y un círculo social con el que sentirse satisfecha no lo consiguió pero tampoco culpaba a nadie porque siempre se tuvo por un bicho raro de difícil complacencia.

Sigue leyendo LA EQUIVOCACIÓN

MALAHERBA

Estoy de acuerdo con Rainer Maria Rilke cuando dice “La infancia es nuestra verdadera patria porque los recuerdos de la infancia no solo forman parte de nuestras vidas, sino que han estructurado nuestra personalidad”. Y me asombra que la mayor parte de las personas con las que me he relacionado recuerdan su infancia como la etapa más feliz de su vida porque ese no es mi caso. Sigue leyendo MALAHERBA

NUEVE CUENTOS MALVADOS

De la autora de “El cuento de la criada” nos llega esta recopilación de cuentos no se si malvados pero desde luego maravillosos y también un tanto intrigantes porque aunque se dan situaciones con las que te apetece sonreír, todos te dejan pensativo y meditabundo. Una curiosidad que engancha desde el principio es que alguno de los personajes, por ejemplo del segundo cuento, trata de la vida de otro que aparecía de manera efímera o secundaria en el primero y aunque no son continuación el uno del otro resulta curioso y apetece continuar esperando lo mismo en el siguiente. Lo he disfrutado y espero que ustedes también lo hagan si se deciden a leerlo.

Sigue leyendo NUEVE CUENTOS MALVADOS

Un libro largo de cuentos cortos

Resulta extraño que alguien como yo que puedo rechazar un libro grueso casi solo por el hecho de serlo, recomiende este de más de 500 páginas pero no lo puedo evitar porque desde que calló en mis manos no lo he dejado de leer y releer y en cada rincón sigo encontrando algo que me impulsa a seguir haciéndolo.

Sigue leyendo Un libro largo de cuentos cortos

COHETE

Dice el cartero que ha debido estar rodando varios meses por las oficinas de correos, tu nombre está escrito bien claro, procede de Alemania pero me extraña que la dirección sea de la casa donde naciste y donde nadie vive desde hace años lo que significa que quien la envía te conoce de niño pero el nombre no me dice nada.

Mi madre se desgañitaba intentando explicarse pero no había nada que explicar, porque en el fondo solo intentaba satisfacer su propia curiosidad, ya que se moría de ganas por averiguar quien era el tipo que figuraba en el remite de la carta dirigida a mí que aquella mañana había llegado a sus manos.

Tranquila mamá, no pasa nada, dime lo qué pone el remite

Julian Vértiz
Schorbachstrasse 4
61169 Friedberg
Alemania

No me doy cuenta mamá pero no te preocupes, la pones en un sobre más grande y me la mandas. Cuidate, un beso.

Sigue leyendo COHETE

PATROL

Como consecuencia de las abundantes lluvias caídas durante el segundo periodo del último tercio de barbecho las cosechas están siendo poco significativas, el alforfón aún sin recoger y tanto en las fincas como en las trilladas que cortan las mieses, las hierbas están altas, duras y resecas.

El rastro de las rodadas y la zahorra removida por las aguas durante las continuadas tormentas suponen una molestia añadida para mis maltrechos maléolos, pero debo seguir caminando, tengo que impedir que la artrosis me devore.

Me detengo a la entrada del huerto poco antes de abordar la calle mayor que conduce a la Plaza. Siento no poder acercarme más a los perales, guindales y cerezos que cargados de fruta lucen espléndidos pero la portilla está cerrada y no llevo encima la llave del candado, de todos modos el suelo está en tan malas condiciones que probablemente tampoco hubiera podido hacerlo aunque así no fuera, somos tan poco previsores que cuando se trasplantaron los árboles no se allanó la tierra removida junto a los hoyos y la erosión se ocupó de destrozarlo todo un poco mas.

Frente a la entrada, al otro lado del camino un caballo pace tranquilo espantando moscas con la cola y arrugando las crines nerviosamente. ¿Qué otra cosa podría hacer? Una cadena atada a una de sus patas delanteras por un extremo y por el otro fuertemente asida a un hierro hundido en la tierra impide que se pueda alejar del enclave que para él decidiera hoy su dueño.

Sigue leyendo PATROL

EL CERRADOR

Un anuncio publicado en las páginas de color salmón que la prensa nacional dedicaba por aquel entonces a temas económicos y que Jesús Samaniego ojeaba desde que terminara la carrera mercantil buscando un modo para ganarse la vida, lo trajo hasta aquel lugar donde nada era lo que parecía. «Empresa de tecnología punta relacionada con las comunicaciones precisa incorporar urgentemente personal de ambos sexos para desarrollo de un innovador proyecto comercial: Imprescindible estudios medios y se valorará contar con vehículo propio».

Lo habían citado a las seis cuarenta y cinco de la tarde en una dirección de la calle Rosellón de la capital condal, cerca de La Modelo, un centro panóptico para hombres que debía su nombre a que fue inaugurado como modelo de la gran reforma de la red penitenciaria que se puso en marcha a principios del siglo anterior.

Sigue leyendo EL CERRADOR