EL PIONERO

Jesus Gil

Aunque el documental recientemente publicado en HBO y referido a JESUS GIL con el título “El Pionero” arranca con imágenes de Burgo de Osma en Soria, el pueblo que le vio nacer y referencias a la familia humilde de la que procedía, el trabajo se centra más en su trayectoria profesional marcada por hechos graves de flagrante transgresión legal y desprecio absoluto a las normas o reglas de mercado.

Acaso de ahí el título y las continuas referencias de quienes lo conocieron insistiendo en utilizar para referirse a él, expresiones como emprendedor u hombre hecho a si mismo, frase esta que nunca he sabido muy bien lo que pretende transmitir.

El caso que los creadores del documental Enric Bach y Justin Webster, director-guionista y productor respectivamente, puede que traten de ser objetivos pero no lo consiguen, más bien logran disculparlo, poniendo en relieve sus logros, como el doble triunfo de copa y liga del Atlético de Madrid siendo él su presidente, la modernización de Marbella o el hecho, por otra parte inevitable de que pagara las indemnizaciones a los perjudicados por el derrumbe de su restaurante en San Rafael, a consecuencia del cual fue condenado a 5 años de prisión; cuando lo que realmente intentó fue primero no pagar, segundo pagar lo menos posible y tercero pagar lo más tarde posible.

Por ello, a mi juicio el título del documental debería haber sido “EL TRAMPOSO” y el énfasis se debería haber puesto en su absoluto desprecio a la ley de la que solo hacía uso cuando esta le favorecía. Además lo auténticamente cierto es que Jesús Gil y Gil no era ni empresario, ni político y mucho menos entendía de fútbol, solo se desenvolvía en esas facetas para hacer dinero y medrar.

Según está anunciado, la serie se compone de cuatro episodios de 60 minutos cada uno, de los que solo están disponibles dos, espero ver los dos siguientes y recomiendo, sobre todo a jóvenes que lo vean porque de alguna manera sin tener una idea de como era la España en la que nació es difícil comprender como un tipo sin estudios, zafio y sin facilidad de palabra puede desde la nada llegar a ser alcalde de una ciudad y crear un partido político el “Grupo Independiente Liberal (GIL)” con el que pretendía dar el salto a presidente del gobierno de la nación.

Jesús Gil nace 3 años antes de que estallara la guerra civil española y crece con el racionamiento y el estraperlo, es decir con la “Ley seca española” que restringía el acopio de alimentos y el contrabando de estos paliando sus efectos.

Una figura como Gil solo se puede entender en esa España, un pais retrasado, habitado por pobres de solemnidad y falto de todo tipo de recursos, solo así un tramposo y un cara dura de su envergadura podría medrar. Pero además para que alguien así no se pudriera en la miseria ha de encontrarse rodeado por colaboradores, unos más cercanos que otros, pero todos tan cutres y con tan pocos escrúpulos como él dispuestos a formar parte de su clan.

Fue indultado por el dictador Franco cuando no había cumplido 18 meses de prisión por una condena en firme a cinco años por homicidio involuntario de 54 personas. Y lo que es más grave, habiendo sido inhabilitado por la audiencia de Málaga para todo cargo público lo que le hubiera impedido un segundo mandato como alcalde, fue indultado en un Consejo de Ministros presidido por Felipe González y siendo ministro de justicia e Interior el juez Juan Alberto Belloch quien llegó a justificar la decisión por ignorar «qué tipo de personaje que era» mientras que el propio Gil afirmaba que se cobraba favores dejando entrever que los socialistas también se habían dejado sobornar por él.

En definitiva, se adueñó gratis del Atlético de Madrid mediante una maniobra que hoy denominaríamos de ingeniería financiera, se libró de la cárcel, no devolvió el dinero de los ciudadanos de Marbella del que se apropió y murió como consecuencia de un infarto siendo aclamado en su funeral por un puñado de ignorantes que siempre lo apoyaron y siguieron.

TRAILER OFICIAL
FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *