EL MÉTODO KOMINSKY

Los protagonistas
Hervidor Alessi
Hervidor Alessi

Puede que sea recurrente lo que voy a decir pero a mi edad perder el tiempo es lo que me molesta más, eso unido a mi tendencia a abandonar a medias, ya sea libro o película que no me está gustando, hizo que no pasara del segundo capítulo de esta serie cuyo marketing se basa en utilizar actores consagrados como cebo claro que, para colmo, Michael Douglas nunca me entusiasmó y ahora menos.

La serie cuya temporada uno se compone de 13 episodios y que está visible ya en NETFLIX cuenta con 6,7 puntos y una sinopsis en Filmaffinity  que dice así: «Una comedia sobre un veterano actor (Michael Douglas) cuya carrera nunca llegó a funcionar del todo, y que se gana la vida dando clases de interpretación, y su agente (Alan Arkin), recientemente enviudado

En «El método Kominsky» no me gustan los escenarios, no me gusta el guión y me parece una creación mojigata. El capítulo primero se desayuna con una relación profesor alumna totalmente previsible en cuando ella es enfocada por la cámara. La conversación que mantienen en el bar, aunque asegura estar interpretando es tan poco constructiva como nada actual. Por qué una mujer cuando cuenta su situación personal de recién divorciada lo hace en plan de victima, lloriqueando y lamentándose por haber pensado que todo era sincero mientras por la espalda su viejo marido se la estaba metiendo a una veinteañera. En esas escenas el tío siempre queda bien mientras que ella acaba apuntándose a clases de interpretación para no deprimirse y evitar tirarse por la ventana y todo para terminar por enrollarse con otro capullo agobiado por los años que procrastina continuamente. Respecto al segundo episodio puedo asegurar que solo me gustó el hervidor Alessi de color azul y 150 dólares que estaba depositado sobre la placa de la cocina.

TRAILER OFICIAL:

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *