El caso Wanninkhof-Carabantes

Incompetencia y lesbofobia al servicio de una injusticia.

Montaje fotográfico alusivo.

Producido por Brutal media y dirigido por Tània Balló Colell se estrenó hoy en NETFLIX un caso que en su día me produjo un enorme y especial desasosiego. Aún recuerdo con estupor como si fuera hoy, escuchar en los informativos mientras comía con mi pareja, que un jurado popular había considerado culpable de asesinato a Dolores Vázquez sin creérmelo. Se trataba del caso Wanninkhof-Carabantes y a pesar de que era cabecera o contenido de todos los programas televisivos, ninguno de los dos llegamos a pensar que en nuestro país se pudiera condenar por asesinato a una persona sin prueba alguna y sin embargo estaba ocurriendo ante nuestros ojos.

El asesinado de una adolescente cuyo cadáver tardó en encontrarse un mes y el hecho de que apenas un año antes había tenido lugar el crimen de las Niñas de Alcaser, unido a la proliferación en televisión de programas que lejos de informar o educar solo buscan sensacionalismo para alcanzar audiencia que les permita aumentar la facturación de publicidad, había conseguido que el caso se sobredimensionara de tal manera que para cuando se puso ante un juez a Dolores Vazquez, compañera sentimental de la madre en el pasado, por leves indicios que en ningún caso se podían considerar pruebas, una España “fuenteovejunera” ya la había condenado por lesbiana, por seria, por mantener el tipo con la cabeza alta, por mujer y por ese afán de venganza que caracteriza a este inculto pueblo.

Recuerdo que en aquel momento renegaba contra el jurado popular, pensando que si hubieran intervenido solo profesionales de la judicatura, nunca se hubiera dado aquel veredicto, aunque visto con perspectiva ahora no estoy tan seguro. En el documental que recomiendo, queda claro que para darse aquel triste desenlace ocurrieron muchas otras cosas, empezando por una torpeza en las investigaciones que clama al cielo, una dejadez profesional y unas prisas en resolverlo más políticas que de otro tipo que dan miedo.

Estamos acostumbrados por las películas a creer que la policía triangula, busca en expedientes adecuadamente ordenados, indicios, archivos, sospechosos por su pasado delictivo, etc., pero en este caso solo se tuvieron en cuenta prejuicios y fobias hacia conductas sexuales o sociales que no se ajustaban a la tradición como el lesbianismo, llegando a considerar negativo que una mujer practique un deporte de contacto. Además el auténtico asesino Tony Alexander King que hoy se pudre en una cárcel española en régimen de semi-aislamiento, vivía en la Costa del Sol y la policía española había sido informada de su tremendo pasado delictivo, pero ni lo tuvieron presente, ni se consideró la posibilidad de que pudiera haber tenido algo que ver.

Dolores Vázquez que ha vuelto a su Galicia natal, se queja de que nadie la pidió perdón y yo me quejo de que carezcamos de una justicia de calidad, efectiva, rápida y eficiente.

Cuenta en Filmaffinity con una puntuación de 6,7 y una SINOPSIS que dice lo siguiente:

En 1999, la joven de 19 años Rocío Wanninkhof es asesinada. Dolores Vázquez, ex pareja de su madre, ingresa en prisión sin pruebas sólidas que demuestren su culpabilidad. Influenciada por una fuerte campaña discriminatoria, la opinión pública española quiere encontrar un culpable. Cuando en 2003 aparece el cuerpo sin vida de otra adolescente, Sonia Carabantes, la policía atrapa al verdadero asesino, pero para entonces la sociedad ya ha pasado página. Una apuesta fílmica que cubre las múltiples perspectivas del caso: judicial, política, mediática y de género.

TRAILER OFICIAL
FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *