DISTOPÍAS

Vista interior de una carpa en l Semana Negra

La mayor parte de las distopías describen sociedades que son consecuencia de tendencias sociales actuales y que llevan a situaciones totalmente indeseables”, eso dice la Wikipedia , sobre lo que se considera la antítesis de la utopía aunque no tanto porque si bien la primera es sumamente pesimista y dibuja un terrible futuro o incluso la falta de futuro como proyección de lo mal que hacemos las cosas en el presente; la utopía dibuja un futuro hermoso pero igualmente inalcanzable debido a que la marcha del presente predice que no lo lograremos y por eso a algunos, cuando hablamos de cambiar las cosas para lograr un futuro mejor, se nos suele denominar utópicos.

El caso que en una mesa redonda promovida por los organizadores de la SEMANA NEGRA en Gijón se discutió sobre este tema y como no había micrófono para el público, aunque nos ofrecieron la posibilidad de intervenir, no me pareció oportuno hacerlo. El caso que Emilio Bueso, uno de los intervinientes y escritor que acudió al certamen entre otras cosas para presentar su libro “Extraños eones”,  que reconoció practicar una literatura distópica y se lamentaba de que, con la que está cayendo, con la situación que vivimos, unos jóvenes carentes de futuro, lejos de quemar la calle, permanecían pasivos y conformistas.

Mientras él decía esto yo pensaba en mi juventud. Nací en una sociedad donde no se podía hablar de política ni salir a la calle a protestar sopena de terminar con tus huesos entre rejas. Cuando era adolescente, no pensaba llegar vivo al 2000 y ya estoy en el 2014, y mucho menos lograr formar una familia o trabajar. Me movía en silla de ruedas, mi familia no tenía un duro y acudía a una escuela nacional. En resumen ni siquiera pensaba que tuviera un futuro, con soportar el presente tenía suficiente. Sin embargo, hoy, cuarenta años más tarde, puedo contar que logré estudiar y trabajar, cotizar 38 años a la seguridad social, tener pareja y familia propia, luchar contra el dictador, jubilarme y hasta escribir en este blog, en el que no debo parecer muy pesimista, aunque me considere como tal, ya que algunos me suelen tachar de utópico.

No puedo por lo tanto hacer una afirmación como la de Bueso, porque realmente pienso, no solo que los jóvenes están mejor y más preparados que aquellos de mi generación, sino que tienen un futuro por el que luchar mientras nosotros simplemente no sentíamos tenerlo y además tienen armas, la información, la Internet, la cultura, la globalización, etc…, cosas que pueden resultar muy ingratas pero muy útiles como armas para la lucha, si no lo hacen será por algo.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *