CÁSCARA DE NUEZ

Ian McEwan

Se trata de la última novela publicada en España del escritor británico IAN McEWAN. Basta darse un paseo por internet para averiguar que estamos hablando de uno de los grandes de la literatura mundial contemporánea.

Nos encontramos ante otra excelente novela de este autor indispensable en nuestro imaginario literario de la que no voy a comentar gran cosa porque no me gusta hacer spoiler excepto, eso sí, resaltar la gran singularidad que presenta al utilizar un narrador nonato. La historia nace cuando el embrión es eso, un embrión, se desarrolla durante el desarrollo y culmina al nacimiento de este.

Además, tiene todos los aditamentos de un thriller pero la trama en sí es una mera excusa para hablar sobre la condición humana, la ambición, las pasiones y los vicios y costumbres de los que parece somos prisioneros y como no, también de la necedad.

Se la recomiendo, no dejen de leerla, se la merecen, les entretendrá y también enseñará cosas porque McEwan siempre educa tanto  literaria, como psicológicamente.

Datos de la publicación

  • ·         ISBN 978-84-339-7975-9
  • ·         EAN  9788433979759
  • ·         PVP   18,90 €
  • ·         PÁGINAS 224
  • ·         COLECCIÓN: Panorama de narrativas
  • ·         TRADUCCIÓN: Jaime Zulaika
  • ·         FECHAS PUBLICACIÓN: 15/02/2017

Así arranca la novela:

Así que aquí estoy, cabeza abajo dentro de una mujer. Aguardo con los brazos pacientemente cruzados, aguardo y me pregunto dentro de quién estoy, qué hago aquí. Los ojos se me cierran con nostalgia cuando recuerdo que iba a la deriva en mi bolsa corporal translúcida, flotaba en sueños dentro de la burbuja de mis pensamientos a través de mi océano particular de volteretas a cámara lenta, chocando suavemente contra los límites transparentes de mi encierro, la membrana acogedora que vibraba, mientras las amortiguaba, con las voces de unos conspiradores de una ruin empresa. Esto fue en mi juventud despreocupada. Ahora, totalmente invertido, sin un milímetro de espacio para moverme, con las rodillas apretadas contra el vientre, mis pensamientos, al igual que mi cabeza, están muy ocupados. No me queda otro remedio que tener la oreja pegada día y noche contra las sanguinolentas paredes. Escucho, tomo notas mentalmente y estoy preocupado. Oigo conversaciones íntimas sobre un designio mortífero y me aterra lo que me espera, lo que podría arrastrarme.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *