Atención primaria

Atención primaria

Denominamos así a la primera línea sanitaria que antiguamente conocíamos como medicina de cabecera, su objetivo desde el punto de vista médico es el de efectuar una primera evaluación ante una dolencia, malestar o preocupación manifestada por el ciudadano para, de acuerdo con los síntomas observados, decidir si se puede resolver con un fármaco o precisa ser atendido en una instancia médica superior, un especialista o la hospitalización.

Pero en realidad es mucho más porque el ciudadano que reclama atención médica, en ocasiones sufre angustia, acaso la dolencia física sea leve pero la ansiedad que le produce puede ser complicada, incluso tenga que ser derivado a salud mental, por lo tanto no es posible resolverlo por la actual atención telefónica o “tele-sanidad” como se le está denominando porque vamos a ser claros, lo que tranquiliza a cualquier usuario de atención sanitaria es que un galeno reconocido, lo examine y determine algo, lo que sea que deba determinar, pero no dejarlo en permanente estado de preocupación.

Texto de Beatriz Patallo en Facebook

Recientemente en Facebook una usuaria angustiada manifestaba su derecho a ser atendida por un médico y no por una telefonista. Y para entenderlo mejor voy a poner un ejemplo. Llevo un trimestre con dolor en el oído y falta de audición. He llamado, me han recetado un aceite para quitar tapones que no funcionó. Nueva llamada y me derivan a un practicante para extraer tapón del oído que al final me recibe y determina que no hay tapón y que debo dirigirme de nuevo al médico. Nueva llamada y el resultado es un volante que me entrega un agente de seguridad privada en la puerta del ambulatorio para ser examinado en el Huca, el último día de septiembre. Hasta ahora, desde hace tres meses, no me ha visto ningún médico y hoy me he levantado con fuerte dolor de oído y de cabeza pero no puedo hacer nada hasta ser atendido por el otorrino, o sea viviré sumergido en una angustia dolorosa contra la que no tengo otro remedio que el paracetamol, a pesar de haber cotizado a la SS durante 30 años.

Como bien dice la usuaria cuyo comentario he reproducido, si los dependientes de supermercado por ejemplo, cubiertos como astronautas hemos de atender a los usuarios, algunos de los cuales son sanitarios y se nos sigue deduciendo la cuota para la SS, lo mínimo es recibir una atención médica acorde con ello, como teníamos antes, pero esto lo debemos pedir todos y no solo algunos. Hemos de exigirlo o las autoridades entenderán que estamos conformes con la atención que se nos está dando.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *