VISCERAL

Siempre me he sentí diferente y no solo por una “diversidad funcional” que me aleja de los  estándares o por ser una especie de ciborgen tanto en cuanto necesito una silla de ruedas para desplazarme, sino por mi forma de pensar, beligerante y batalladora e inconformista ante lo que considero injusto. Antes me solía definir como “un discapacitado más capaz que la media de los mortales” pero ahora soy menos pretencioso y aunque continúo mostrándome radical ante las desigualdades soy más tolerante en la distancia corta.

Durante varios años mantuve un blog en el que vertía opinión, protestando reiteradamente y provocando continuos comentarios en favor y en contra sin que en realidad fuera mi pretensión crear controversia. Tanto unos como otros me parecían interesantes y válidos pero me cansé de debatir así que lo dejé morir.

He vuelto pero para hablar de lecturas, cine, series y aunque seguro que también verteré opiniones sobre la actualidad lo haré más relajadamente, centrándome de manera especial en escribir sobre libros que leo, películas que veo o el trabajo que hago pues aunque ya estoy jubilado, sigo colaborando en la radio del barrio (La Corredoria Suena), en la asociación de vecinos ASPARVE  o jugando al Backgammon, juego de estrategia al que me gustaría dedicar más tiempo.