Juego Vs Ludopatia

Es tema de conversación de padres y madres en las ampas, las asociaciones vecinales y en la calle e irremediablemente se ha colado en campaña electoral. Así Cd’s anunciaba en Sevilla que propondrá que no se permita abrir casas de apuestas cerca de los colegios, como si los chicos no pudieran andar libremente por toda la ciudad.

Una vecina me preguntaba la semana pasada ¿es cierto que se va a abrir una casa de apuestas en la esquina? Para a continuación trasladarme todas sus inquietudes sobre todo alarmada por las noticias en prensa y TV. Y es que según la prensa afirma “la media de edad de los ludópatas baja 15 años en menos de una década” y también denuncia “que en muchas ciudades hay casas de apuestas cada 100 metros

Siempre hemos preferido criticar que entrar en la raíz de los problemas y lo cierto es que todos jugamos pero se nos olvida que echar la primitiva es también jugar y que, cuando nos obsesionamos con ello, rozamos también las periferias de la ludopatía y nuestros hijos no solo lo ven es que lo viven a diario: El rasca de la ONCE, el Cuponazo, el Gordo de la primitiva, la Quiniela, la de siempre, la que ya jugaba mi padre cuando yo era casi un niño (pues esto viene de atrás), la Lotería de Navidad, la del niño, la de todos los jueves…

Y con frecuencia sacudimos al mensajero, en este caso los locales de apuestas porque mejor eso que realizar un acto de contrición y meditar sobre la responsabilidad en que todos hemos incurrido para que cada día más jóvenes sean diagnosticados como ludópatas.

Evidentemente las casas de apuestas son un problema porque incitan al juego, convirtiendo en algo atractivo una actividad que pudiera pasar por sórdida para algunos. Pero también incitan al juego esas máquinas tragaperras que en los bares reclaman nuestra atención con luces y insistentes sonidos electrónicos.

Y es que por mucho que queramos poner puertas al campo, el juego se está convirtiendo en un problema imparable cuyas causas hay que buscar en esa cultura del juego en la que todos estamos inmersos pero además o sobre todo en Internet y en las múltiples modalidades de apuestas que ofrece. Qué mas dará que prohibamos abrir una tienda en la esquina si nuestros hijos pueden apostar en cualquiera de las cientos de posibilidades que ofrece la red.

Ciudadanos, por rentabilidad electoral lanza la ocurrencia, porque eso se les da bien a los políticos en general o por lo menos se les da mucho mejor que pensar y mientras tanto nadie parece hacer nada para evitar esos anuncios millonarios que en televisión ofertan el juego. Durante las retransmisiones de los partidos es rara la vez que no anuncian dos o tres páginas de apuestas de la red pero es que incluso he visto promociones de juego durante la información meteorológica.

Desde mi punto de vista, hay que debatir sobre el tema y lo debemos hacer entre todos porque se pueden regular de alguna manera los anuncios de juego como se hizo con los de bebidas alcohólicas pero sobre todo hay que utilizar la imaginación y proponer soluciones al margen de ocurrencias electorales e implicar en ello a la entidad educativa, la sociedad en general y a los padres en particular pero sobre todo afrontarlo de frente y con decisión.

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *