EUTANASIA O SUICIDIO ASISTIDO

El derecho a morir dignamente no debería estar en cuestión como tampoco en duda el respeto a la persona que actúa como asistente en un suicidio asistido. Es cuestión de entenderlo porque coloquialmente hablamos de eutanasia y suicidio asistido sin entender a fondo lo que significa cada cosa y por eso no me gusta entrar en los significados cuya interpretación varía dependiendo de ideologías y afinidades religiosas que dificultan el entendimiento y la razón.

Quería hablar de esto ahora que da la impresión de que Angel la persona que recientemente asistió a su esposa Maria José en su deseo de morir dignamente pueda sufrir todo el peso de una ley a todas luces injusta. Y también para recordar a nuestros representantes políticos, ahora que estamos en tiempo de elecciones, su obligación de legislar y tomar medidas para todos y no solo para aquellos que creen les eligieron.

Paul Lafargue fue un periodista, médico, librepensador y revolucionario franco-español que en 1911, a la edad de 69 años decidió quitarse la vida junto a su esposa en un acto suicida decidido con antelación y dejando un escrito que comenzaba así: “Estando sano de cuerpo y espíritu, me quito la vida antes de que la impecable vejez me arrebate uno después de otro los placeres y las alegrías de la existencia, y de que me despoje también de mis fuerzas físicas e intelectuales…” Con el escrito enviaba un mensaje al mundo, el derecho que le asistía a morir dignamente en lugar de esperar los avatares que le deparara el libre albedrío.

Al margen de opiniones su acto voluntario no admite discusión pero ¿Qué ocurre cuando la persona que piensa como él, por impedimento físico necesita la ayuda de un tercero para llevarlo a cabo, de algún voluntario que se preste generoso en un suicidio asistido? Eso es lo que hay que regular, es en lo que los políticos tienen que trabajar para legislar de manera adecuada dejando al margen ideologías y convicciones religiosas.

Hace algún tiempo hablé de mi amigo Aramayona, una persona inteligente y capaz, luchador incansable y extraordinario profesor, usuario de silla de ruedas que cuando consideró que había vivido lo suficiente, decidió morir en soledad pero dignamente dejando un escrito en su blog que iniciaba con la siguiente frase: “Cuando estés leyendo estas líneas, ya habré muerto”

Como en el caso de Ramón San Pedro, el paraplégico gallego que grabó su suicidio para que todos lo viéramos, la sociedad quiso encontrar una explicación en la situación física de estos a través del argumento de la pena, pero no es así, ambos tenían la alternativa de poder seguir viviendo con plenas facultades mentales las mismas que utilizaron para tomar su decisión de morir de una manera digna.

Cabría preguntarnos que derecho nos asiste a nosotros para negarles su deseo a morir dignamente al margen del servilismo hacia una Iglesia que quiere imponernos su dogma.

Esta es la historia de Jose

Jose, tenía una sonrisa de esas que no se olvidan fácilmente. Era una persona muy vital, tenía unas ganas tremendas de vivir hasta que una enfermedad degenerativa lo devastó todo. Tenía 53 años. Vivía en Arévalo, un pueblo de Ávila, tras la llegada de la enfermedad decidió cambiar su ajetreada vida en Madrid por la tranquilidad del campo. Nos citó en su domicilio, se encontraba en un edificio algo escondido, en medio de un laberinto de calles, cerca de una gran alameda. Nos costó encontrarlo. Era una calurosa tarde de primeros de julio. Arévalo nos recibió con la tranquilidad que reina en los pueblos.

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *